?>
Córdoba

Conocé a Ramón, el cordobés que pide que lo ayuden a bajar de peso

Tiene 45 años y pesa 280 kilos. Se presentó en el programa Cuestión de Peso, pero no quedó seleccionado. Ya casi no camina y no cuenta con fondos para pagarse un tratamiento. 

“Que Dios la bendiga”, me dice, y siento que es él quien necesita ayuda a gritos. Se llama Ramón Pereyra, tiene 45 años, es de Villa Bustos y pesa 280 kilos. Desde hace casi 10 años está preso de su cuerpo, que le impide casi caminar, solamente duerme sentado y ya no sale de su casa. 
 
Cuando uno conoce a Ramón enseguida se da cuenta que hay en esta persona otra que espera por volver a ser la que era. Es el mismo que se recibió a los 18 años de profesor de folclore, llegó a tener una academia, mantuvo a sus tres hijos con sus trabajos en la metalúrgica, religiosamente todos los domingos iba a la cancha a ver al Club Atlético Belgrano y hasta llegó a ganar un premio en Cosquín.
 
El Ramón de hoy, y desde hace 10 años, es quien pelea a diario para poder ganarle a una obesidad mórbida que lo tiene casi postrado.
 
Este año intentó ser parte del programa televisivo Cuestión de Peso, pero no quedó seleccionado. Mirá el video con el que se presentó
 

Ya en 2012 había visitado varios canales, a los que les contó su historia, pero nunca logró llegar a completar su tratamiento porque por sus kilos lo rechazaban los remises cada vez que debía ir al médico desde Villa Bustos hasta el Hospital San Roque viejo.
“No puedo más que estar en una silla y trato de moverme, casi no duermo porque me ahogo. Necesito que alguien me ayude en un tratamiento porque vivo con 4 mil pesos de mi pensión, pero si pago una dieta, qué le doy de comer a mi familia”, cuenta Ramón, quien desde hace 24 años está en pareja y tienen tres hijos (de 17, 20 y 24).Ramón logró que le confeccionaran una remera con los colores de Belgrano.
 
Los más grandes desde hace tiempo se las rebuscan con changas para colaborar, y sus amigos del grupo de folclore Simplemente Canto lo ayudan “con las monedas” que recogen de las peñas.
“La vida del gordo es tremenda, nunca pensé que me pasaría esto, si cuando me casé pesaba 68 kilos. Pero años atrás falleció mi papá, después me quedé sin trabajo y vino una depresión y, luego, fue comer y comer y nunca más pude salir. ¿Sabés lo que es que te bañen, que no puedas caminar?”, dice. 
“Cuando pude empezar un tratamiento en el San Roque viejo pedía por favor, hasta en mi Facebook, que alguien me llevara. Venían remises y no me llevaban al hospital, cuando iba con toda la ilusión, y cuando tenía que volverme era llorar porque nadie me quería cargar por mi peso. Yo sólo pido un tratamiento para poder volver a trabajar”, relata Ramón, quien tiene una vida resumida en su hogar, con sólo un pantalón y tres remeras que consiguió a su medida. Una de éstas lleva los colores y el escudo de Belgrano.
 
“Lo llevo en el pecho a Belgrano. Hice a toda mi familia hincha", dice y se esperanza: "Ojalá un día pueda volver a verlo. ¿Sabés lo quería para mí? Todo un orgullo". Esperanza es lo que sobra para volver a empezar.
 
Marcha en su ayuda.
Los familiares de Ramón organizaron una marcha para el 7 de marzo para pedir al Gobierno provincial o alguna organización que los ayude en costear el tratamiento. Se concentrarán, a las 10,en Plaza San Martín. 
 
Cómo ayudar. Para contactarse con la familia Pereyra, llamar al 351- 152322648.

 

Sumate a la conversación
Seguí leyendo