?>
Córdoba

Conmoción en Río Ceballos por ataque a un perro a machetazos

Una familia entera expresó su dolor ante la muerte de su mascota. Aseguran que fue atacado salvajemente por un vecino. Intervienen proteccionistas y harán la denuncia. 

Con el dolor lantente aún por la muerte del perro Chocolate a manos de un vecino en San Francisco, una historia similar enluta por estas horas a una familia de Río Ceballos, la que vio morir a Bunky ayer jueves, después de haber sido brutalmente atacado a machetazos. 

Eran las 11.30 del miércoles a la noche, cuando Sebastián y sus dos hijas (de 11 y 12 años) estaban en su casa a la espera de que llegara de su trabajo, Luciana, su mujer, cuando Bunky, su mascota desde hace seis años, de pelaje castaño y talla pequeña, entró a la casa bañado en sangre. El animal había salido como casi todos los días a dar una vuelta por la cuadra y, siempre según el relato de los vecinos, ingresó esta vez a la vivienda de un propietario, a metros de su hogar. 

"Cuando llego a casa –relató Luciana, quien trabaja como cocinera en un restaurante– estaba mi marido, las nenas y ellos fueron quienes lo vieron entrar con la cabeza cortada, una oreja cortada entera, tajos en la espalda, en los pulmones. Un perro que lo tenemos desde cachorrito, desde hace seis años, que nunca molestó".

"Nunca lo tuvimos atado porque no nos gusta, porque nunca tuvimos problemas, es un perrito chico y volvió así. Por qué le hicieron esto", se preguntó la mujer, quien dijo que la misma Policía le indicó que realice la denuncia.Bunky tenía seis años y vivía en una casa de Río Ceballos. Era la mascota de dos nenas.

En medio del dolor de verlo a Bunky desfallecer, les tomaron unas fotos y siguieron los rastros del gotas de sangre que conducían a la casa de un vecino. "Dicen que la perra de este hombre estaba en celos, y Bunky se habrá metido, pero me podría haber avisado, hacíamos algo, pero no esto", relató Luciana.

La familia recurrió al municipio para pedir ayuda, donde los derivaron a la veterinaria y la respuesta fue la peor: sacrificar el animal porque no podría sobrevivir a la cantidad de cortes que recibió del agresor. Ayer por la mañana falleció Bunky y, de inmediato, las organizaciones de proteccionistas de animales se contactaron con la familia y trabajan en la recopilación de datos de lo sucedido.

"Estamos preparando la denuncia, no queremos tener lío, ni problemas con nadie, pero al menos este hombre nos hubiese avisado que se le metió mi perro. Toda una familia entera llora por esto. Así que ahora tengo que buscar una copia de la veterinaria para hacer la denuncia. No entiendo por qué, nunca tuvimos problemas", repitió la mujer. 

Proteccionistas de animales acompañan a la familia para que realice la denuncia.

Sumate a la conversación
Seguí leyendo