?>
Córdoba

Confirman que el paro se levantará

El Gobierno, la Muni y delegados de Autobuses de Santa Fe confirmaron que la huelga se levantó. Un día de furia e interna expuesta en la UTA.

Al filo de la medianoche, el Gobierno provincial, la Municipalidad y los delegados de la empresa Autobuses de Santa Fe confirmaron que el paro se levantaría con el primer servicio de este martes, acogiéndose los choferes a la conciliación obligatoria. Al cierre de esta edición, la asamblea de choferes analizaba el acta firmada por sus representantes. De acuerdo con ese documento se abrirá una nueve negociación para sumar colectivos y choferes, lo que permitirá mejorar la frecuencia. 
“El paro se levanta con el primer servicio”, confirmó a Día a Día Marcelo Guzmán, el delegado de Autobuses. 

El exsecretario General de UTA Alfredo Peñaloza debió intervenir para que los “muchachos levanten la pata del acelerador”. Su opinión fue clave. 

Fue un día de furia. El nuevo paro de los choferes de Autobuses Santa Fe desató un conflicto entre el intendente Mestre y la conducción de la Unión Tranviarios Automotor (UTA). Los colectiveros estuvieron durante varias horas sin acatar la conciliación obligatoria y la ilegalidad de la medida, que en horas de la tarde dictó el Ministerio de Trabajo de la Provincia. Mestre calificó a la acción como “irracional y política”. La transportista amagó con irse de Córdoba, mientras más de 200 mil usuarios estuvieron en vilo... y a pie. 

“Estamos cansados. Nos callamos seis meses para negociar, pero nos cansamos de hacer el papel de pelot...”, dijo un hombre de la mesa chica de Mestre, quien de ese modo graficó el enojo ante la nueva medida sin aviso de la UTA y porque uno de los choferes denunció al intendente por abuso de autoridad debido a falencias en la transportista.

Horas de tensión

El primer cachetazo lo sintieron los usuarios que quisieron el lunes por la mañana abordar las líneas 40, 50, 70, 500 y 600 y se encontraron con que estos servicios estaban interrumpidos. De inmediato, el secretario de Transporte municipal, César Ferreyra, salió a los medios para explicar que desde marzo llevan adelante negociaciones para que se traten los reclamos de los choferes, pero que los trabajadores desconocieron las tratativas.

“La empresa cumplió con todo. Tenía 259 coches para salir hoy (por el lunes), cinco más de los que indica el pliego, pero ellos no los dejaron salir. Tiene el 86 por ciento de la flota con una antigüedad 2012”, se quejó el funcionario.

La mañana se recalentó cuando el gerente de Autobuses, el santafesino Alejandro Rossi (hermano del ministro de Defensa, Agustín Rossi), advirtió que si los choferes seguían con los reclamos, se retiraban de la concesión cordobesa. “Dejaremos de pagarle el sueldo a los 22 ‘ñoquis’ que no quieren trabajar. Si no, que nos permitan irnos”, dijo.

Entonces llegó el enojo de Mestre, quien respondió en persona a la UTA: “Es un paro irracional y político... No me tembló el pulso cuando hicimos los cambios, no me temblará con lo que viene... Quieren voltear el sistema”, lanzó, desencajado. 

En total, a lo largo de estos meses fueron 50 audiencias en Trabajo, en las que choferes de Autobuses denunciaron falta de colectivos, problemas en las frecuencias, retiro de unidades cero kilómetro y atrasos en una serie de pagos. 

Mestre salió a pegarle a la UTA y confirmó que Autobuses cumplió con su promesa de disponer 220 coches. “Hace seis meses que la venimos conteniendo, porque todos los balances le dan positivo. Vienen y nos dicen: ‘¿Pusimos 350 palos en Córdoba para esto?’”, confió un hombre de Mestre que trata con la transportista. 
A esa hora, los choferes rechazaban la conciliación obligatoria que terminarían acatando a la medianoche.

Sumate a la conversación
Seguí leyendo