?>
Córdoba

Confiamos en vos: un esfuerzo conjunto

Atención al cliente en ferreterías y corralones es uno de los cuatro talleres que se dictan en el Complejo de Capacitación Laboral Amadeo Sabattini. 

Lorena Nicolás y Natalia Nolli comparten mucho más que un ámbito laboral: juntas llevan adelante la difícil tarea de enseñarle a los chicos que participan del programa Confiamos en Vos no sólo los conocimientos necesarios para que puedan desempeñarse en Atención al cliente en ferreterías y corralones, sino fundamentalmente las herramientas que necesitan para recuperar su autoestima y continuar con sus estudios para poder aspirar a un futuro mejor. 

Lorena es la profesora y Natalia la tutora (es psicóloga) de una veintena de chicos que concurren al taller de Atención al cliente en ferreterías y corralones en el Complejo de Capacitación Laboral Amadeo Sabattini. Basta con observar la manera de interactuar con los chicos para comprender que se ganaron su confianza y cariño. Siempre con mucho respeto, los jóvenes conversan con Lorena y Natalia, les hacen preguntas, comparten sus historias de vida y hasta se animan a hacer bromas. 

“Este grupo arrancó en julio. La mayoría son menores de edad, por lo que tienen también la posibilidad de terminar sus estudios secundarios, ya que todos dejaron la escuela por distintas circunstancias”, comenta Lorena. 

En el grupo la gran mayoría son mujeres: Briain y Gonzalo son los únicos varones. A diferencia de las chicas, que se interesan más por la atención al cliente, a los chicos les gusta aprender todo lo relacionado con la construcción, ya que realizan changas y además ayudan en su casa con tareas de albañilería.

“La verdad es que el taller superó mis expectativas porque pensé que se limitaba sólo a la atención al cliente, pero estamos aprendiendo otras cosas relacionadas con la construcción, como hacer cálculos, armar presupuestos, etc.”, explica Gonzalo, quien no descarta dedicarse a la construcción luego de finalizar el taller y terminar el secundario.

"Me gustaría hacer un curso de Maestro Mayor de Obra”, dice.

En cambio Briain sueña con ser futbolista. “Desde chico entreno en un club y mi sueño es ser futbolista profesional, aunque también quiero terminar el secundario para poder conseguir un buen trabajo. Hoy, cuando vas a pedir trabajo si no tenés el secundario ni siquiera te toman una entrevista”, señala.

Para las chicas el taller también resultó mucho más de lo que esperaban. Algunas de ellas tienen experiencia en atención al cliente, porque trabajaron en distintos negocios, pero están entusiasmadas con la posibilidad de aprender sobre construcción.

“Uno de los objetivos del taller es incorporar a las mujeres al rubro de la construcción como una manera de ampliar sus posibilidades laborales”, aporta Lorena, quien remarca que más allá de los conocimientos teóricos, tanto ella como Natalia, hacen mucho hincapié en enseñarles a los chicos a comportarse bien, a ser respetuosos y responsables, llegar a horario a clase y cumplir con las tareas asignadas.

“Muchos de los chicos hace dos o tres años que dejaron la escuela. Por eso, es tan importante ayudarlos a que vuelvan a adquirir ciertos hábitos de comportamiento, que les van a resultar indispensables para incorporarse al mercado laboral”, comenta Natalia.

 

Estudiar y trabajar 
Briain (16), Aldana (17), Gonzalo (18), Melina (15), Estefanía (17), Florencia (18), Rocío (17), Daira (15) y Rocío (17) son parte de un grupo de más de veinte jóvenes que participan del taller. Algunos de ellos se conocían del barrio, la escuela o la cancha, pero la mayoría se vio por primera vez el día que comenzaron a cursar el taller.

Todos están muy entusiasmados y hacen un gran esfuerzo para asistir a clases y cumplir con su objetivo de poder terminar los estudios secundarios, que tuvieron que abandonar por distintas razones. Para ninguno de ellos es fácil: al dejar la escuela también abandonaron hábitos de conducta que no se recuperan de un día al otro, pero todos ponen lo mejor de si para cumplir con las tareas que les asignan Lorena y Natalia.

Mientras otros quedaron en el camino porque no supieron adaptarse, ellos siguieron adelante con el estudio y hoy ven su meta cada vez más cerca. Aprovechan cada oportunidad que se les brinda y, como todo joven de su edad, sueñan. Sueñan con un futuro mejor, con la posibilidad de estudiar y trabajar.

“Yo no me voy a quedar solo con terminar el secundario, después quiero ir a la Universidad y estudiar psicología o abogacía”, dice convencida Aldana, quien tuvo que abandonar la escuela. Y como ella, todos sus compañeros tienen sus propias metas y objetivos, que irán alcanzando con la ayuda de su profesora y tutora y, sobre todo, con el esfuerzo y dedicación que sean capaces de brindar ellos mismos, porque lo que está en juego es nada más y nada menos que su propio futuro.

“La adolescencia es una etapa difícil de la vida, en la que los chicos están en otra y en lo menos que piensan es en su futuro. Por eso, valoro mucho el esfuerzo que ponen los chicos en venir a clases y cumplir con las distintas tareas. Todos tienen mucho potencial, solo tienen que darse cuenta que lo tienen. Lo que yo anhelo es que cuando termine el taller, más allá de lo que ellos decidan hacer, sepan que son capaces de lograr todo aquello que se propongan, que no existen obstáculos que les impidan alcanzar sus sueños”, finaliza Natalia.

 

Los cursos que se dictan en el COMCAL Sabattini son: 

- Computación.
- Atención al cliente en ferreterías y corralones.
- Operario industrial básico.
- Soldadura por arco en la construcción. 

Para mayor información del Confiamos en Vos. En la ciudad de Córdoba: en la sede de la Agencia de Promoción del Empleo y Formación Profesional, Av. Juan B. Justo 3600, B° Gral. Bustos. En las ciudades del interior provincial: en la sede del CENTRO DE DESARROLLO REGIONAL (CEDER) de cada localidad. 

Telefónicamente : (0351) 432 2900 interno 2020 o 2026

Correo electrónico: formación.profesional@cba.gov.ar 

Facebook y Twitter: empleocba.

Página web: http://agenciadeempleoyfp.cba.gov.ar/confiamos-en-vos/ 

Sumate a la conversación
Seguí leyendo