?>
Córdoba

Cómo cambiar un enchufe

¿Las patitas del enchufe de tu velador “bailan” como en la Vieja Usina? Cambialo, es una pavada.

¿Las patitas del enchufe de tu velador “bailan” como en la Vieja Usina? Olvidate: para dejar de renegar, tenés que cambiar todo el enchufe. Es una pavada. Tomá nota.

Solamente necesitas un destornillador fino, un pelador de cables y el enchufe nuevo. Primero, retirá el tornillo que cierra el enchufe roto. Algunos vienen cerrados a presión y tenés que abrirlo haciendo presión con el mismo destornillador.

Una vez abierto, te vas a encontrar con tres cables ajustados con tornillos más pequeños a los extremos de las terminales. Aflojá los tornillos y retira cada uno de los cables. Cortáles la punta a cada uno y “pelales” el extremo con cuidado dejando un centímetro de los hijos de cobre al descubierto. 

Abrí de igual forma el enchufe nuevo, y colocá los tres cables en su lugar con el cuidado de poner el de la descarga a tierra en el centro. Ajustá los tornillos pequeños firmemente, chequeando que queden bien fijos. Después cerrá el enchufe, y el trabajo estará terminado.

Si tenés un enchufe de dos patas redondas, podés cambiarlo de la misma manera, pero acordate que esos enchufes ya no pueden usarse más.

Detalles. Desde hace ya muchos años, todos los enchufes que se venden en Argentina deben tener dos o tres patas planas inclinadas, de acuerdo a si tienen o no descarga a tierra.

En lo que hace a los artefactos, los más grandes y con carcasa metálica (heladeras, lavarropas) deben tener obligatoriamente enchufes de tres patas planas, con descarga a tierra.

Y los aparatos más pequeños y de carcasa plástica (computadoras, licuadoras, equipos de audio) deben contar sí o sí enchufes de dos patas planas inclinadas.

Sumate a la conversación
Seguí leyendo