?>
Córdoba

¿Cómo alimentar las fantasías en la pareja?

Son importantes todas aquellas actividades que faciliten lo creativo. Prestá atención a los consejos del suple Sexualidad en Pareja.

Según recomiendan los especialistas, todo elemento que estimule la imaginación, como bien puede ser lo erótico -que, aunque muchos lo nieguen es consumido por gran parte de hombres y mujeres; incluso, hay parejas que comparten este gusto y se excitan mirando películas eróticas juntos- amplía el terreno de las fantasías y la pasión. 
Por lo tanto, son importantes todas aquellas actividades que faciliten lo lúdico, lo creativo, que rompan con lo rutinario, lo predecible, con lo estable. Ayudan: la lectura erótica, los juegos vinculares, acudir a lugares nuevos, incluir el misterio, los juguetes sexuales, la ropa transgresora, etc.
Tener bien en claro que la sexualidad es tan variada, por lo que son muchos los aspectos que pueden alimentar las fantasías. Las personas se excitan con objetos, con modos de hablar, de ser, con determinados gestos, con ciertos tipos de vestimentas; en fin, con infinitas posibilidades. Por lo tanto, hay que tener en cuenta que en la experiencia sexual, los miembros de la pareja deben estar de acuerdo en su uso. En caso de que no, quedarán reservados para las experiencias solitarias. Lo cual también es válido y sano.
Mujeres vs. hombres
Todos, lo admitan o no, tienen fantasías. Y en general, las mujeres fantasean con algunas situaciones y los hombres, con otras. Claro que hay excepciones a la regla. Para Miguel Erglis, en las mujeres se suele dar con mayor frecuencia una forma más “receptiva” relacionada más con lo romántico. Está bien presente la fantasía del príncipe azul, la búsqueda de un amor donde el hombre la colme. 
En cambio, en los varones prevalece la búsqueda y la conquista. Por eso sus fantasías tienen que ver con la potencia y el macho “hipertrofiado”, que todo lo puede.
Adriana Arias señala que, en términos generales, a las mujeres las estimulan las fantasías de exhibicionismo, las situaciones homosexuales, las de sometimiento al poder, etcétera. En los hombres, las más habituales son el sexo compartido, triangulación y fantasías de poder sexual.

Sumate a la conversación
Seguí leyendo