?>
Córdoba

Colón arriba: más de 10.000 deptos y temor por servicios

Corredor explosivo. Concejales reclaman al municipio estudios de impacto previos a seguir autorizando emprendimientos en ese eje.

Una “ciudad” bastante más poblada que Jesús María es la que se está asentando sobre el tramo superior de la avenida Colón, desde Zípoli hasta El Tropezón. El eje registra un extraordinario crecimiento inmobiliario que se multiplicará en pocos años, debido a la gran cantidad de complejos de torres ya autorizados que comenzaron a construirse, o lo harán en breve. Una situación que exigirá al máximo los servicios que ya acusan deficiencias: el corredor vial, las redes de cloacas, agua y gas, y el transporte público, por citar sólo los más importantes.

Este debate se agudizó muy fuerte la semana pasada, debido a que el radicalismo aprobó un convenio urbanístico que dio luz verde a un mega emprendimiento en ese eje: un complejo de torres y locales en Colón y Cárcano, que tendrá unos 850 departamentos y más de 600 unidades comerciales, impulsado por la desarrollista Inverco S.A. (se comercializa como “Love”).

Tal como viene sucediendo con todos los convenios urbanísticos que sancionó el radicalismo en los últimos meses, el acuerdo recibió duras críticas de los bloques del Frente Cívico y Eva Duarte. En sintonía con oportunidades anteriores, se cuestionó el beneficio que recibirá la comuna por autorizar al privado a construir más metros de los permitidos o distribuirlos de una manera diferente a la habilitada. Y a la vez se reclamó al municipio que mida y evalúe antes de autorizarla los “impactos” que una urbanización de esta escala detonará.

Este reclamo apunta a la falta de planificación y al temor de que los problemas de infraestructura que ya padecen los vecinos se agudicen mucho más. De hecho, la Colón tiene uno de los ejemplos más gráficos de los muchos que ofrece la ciudad en ese sentido: la Provincia finalmente está ejecutando la obra vial del Tropezón, luego de que entrar y salir de la ciudad por ese corredor se volviera un calvario para todos los vecinos que usan esa vía.

En el marco del debate, el edil del Frente Cívico, Esteban Dómina, realizó una estimación que grafica el crecimiento explosivo de la “Colón arriba” (Zípoli-Cárcano): contando los nueve mayores complejos de torres de viviendas ejecutados y en plan –ya autorizados– en la zona recientemente, el corredor sumará unos 10 mil departamentos. Una estimación rápida permite calcular que terminarán albergando una población de 40 mil habitantes (cuatro personas por unidad), bastante superior a los 31.600 habitantes que detectó el último censo (2010) en Jesús María. 

Tomando el parámetro utilizada por la Red Ciudadana Nuestra Córdoba para calcular esta clase de impactos, ese caudal de gente podría significar casi 12 mil autos más transitando por Colón en algunos años. Una cuota de esa población ya reside en la zona en las torres terminadas (como el complejo Villasol de Gama, 816 departamentos en Colón al 5000). Pero la mayor parte llegará en los próximos años, a medida que se terminen otros proyectos como Ciudad Gama (4.800 departamentos), Cardinales Alto Panorama (GNI, 564 departamentos en Colón y Zípoli), o el citado Love, entre varios otros. A todo ese panorama, hay que sumar unas 910 oficinas o locales comerciales, ejecutados o en plan.

Evitar otro “tropezón”

“El emprendimiento (Love) compromete la infraestructura de ese sector de la ciudad, afectada por otros desarrollos ejecutados y en marcha. Se completa con él una cantidad de 10.600 unidades entre departamentos, oficinas y locales en el área. Es decir, una nueva ciudad, sin la correspondiente infraestructura ni soluciones en materia de servicios, conectividad y tránsito”; reclamó Domina. Y citó en el convenio con Inverco el propio informe de la Dirección de Evaluación de Impacto Ambiental del municipio que advierte que será “necesario incorporar medidas concretas de mitigación” de la exigencias que habrá en materia de servicios e infraestructura.

Señalamientos similares vienen esgrimiendo desde la Red Ciudadana Nuestra Córdoba, también preocupados por la gran escala de los últimos emprendimientos que lograron una primera autorización del municipio con convenios urbanísticos. Reclaman estudios de impacto previos y denuncian falta de planificación urbana. Olga Riutort, edil del bloque Eva Duarte, también coincidió en estos señalamientos.

Desde el municipio, la respuesta hasta ahora fue defender cada convenio, insistiendo en que los estudios de impacto se solicitarán en el paso siguiente, cuando cada desarrollista presente el proyecto edilicio que quiere levantar para que sea autorizado. Para la oposición, el paso es previo, ya que al suscribir los convenios se permiten criterios generales de ocupación de la tierra al privado, y con eso se le genera un derecho adquirido a construir en esa magnitud.

Este medio intentó ayer consultar a ediles y funcionarios oficialistas pero no fue posible hablar con ninguno. Tiempo atrás, desde el Ejecutivo aseguraron que se brindaría a la prensa información en detalle de cada acuerdo y se responderían todas estas críticas, pero esa exposición aún no se concretó.

De la Zípoli hasta Cárcano

Los más grandes. Nueve complejos de torres construidos y, en su mayoría, en construcción o a construir. Cinco son de la desarrollista Gama, 1 de GNI, 1 de Inverco, 1 de Alecyt y 1 de Dinosaurio. Hay otro en plan de Edisur.

Una nueva ciudad. Esos desarrollos suman, aproximadamente, 10 mil departamentos (de diferentes tipo y tamaño) y casi 1.000 oficinas y locales.

Tremendo gentío. La población estimada que albergarían os complejos supera las 40 mil personas. Ese caudal de gente podría sumar casi 12 mil autos.

Problemas a resolver. Dotar de mayor capacidad a las infraestructuras de gas, agua, electricidad y cloacas. Resolver la congestión de tránsito (reconocido como urgente por el municipio). Mejorar la cobertura de servicios, como transporte y recolección de residuos.

Sumate a la conversación
Seguí leyendo