?>
Córdoba

El Colegio Universitario IES lleva los apuntes al celular

A partir de una estructura tecnológica desarrollada en Córdoba, los materiales de estudio de las carreras son accesibles vía Internet y móviles. Y quieren ofrecer esta herramienta a otras organizaciones.

Pensar en el teléfono como un soporte para el estudio no es futurismo, ni un plan a largo plazo. Dentro de cinco años, en el 2018, la mitad de la población mundial tendrá un teléfono móvil, según el GSMA, el organismo que agrupa a 750 operadores de telefonía móvil del planeta. 

Por eso la aparición de textos “portátiles” para estudiar una carrera tiene a la comunidad educativa del Colegio Universitario IES revolucionada.

El desarrollo de los textos para estudio en el IES tiene cerca de 15 años y pasó por el papel en formato de libros complementarios para ejercicios y apuntes de estudio, anotación de casos reales para “resolver” problemáticas reales relacionadas a la carrera, luego textos interactivos en CD y finalmente esos textos con material multimedia accesibles desde la Web y desde este mes en el celular.
“Se busca acercar el material de estudio a las costumbres de los estudiantes hoy y no generar ‘rechazo’ sino adaptarse al recambio generacional”, apunta el rector Alberto Rabbat. En ese camino, el Departamento de Producción Editorial (Deproe) de la institución, ha desarrollado los Textos Interactivos Digitales (TID) en su versión 5.0, que pretenden meterse en el mundo de las aplicaciones.
El desarrollo, que pudimos probar durante la rueda de prensa (también en un teléfono Samsung Galaxy Ace), se visualiza de manera correcta en pantallas pequeñas y con opciones interactivas para trabajar sobre el material de estudio on line. Se puede subrayar para resaltar y guardar ese “resumen” digital para volver a leerlo más tarde. En una tablet o computadora, la experiencia de estudio también se renueva e incluye material multimedia.
“Esta es la versión estrella del TID, porque tiene compatibilidad amplia con distintos sistemas operativos”, resume Guillermo Alejandro Zabala, diseñador multimedia y parte del Deproe. En los TID, los docentes pueden incorporar videos de YouTube, galerías de imágenes, infografías interactivas para mostrar procesos y enlaces a sitios que complementen la información. “Ahora los alumnos nos preguntan todo el tiempo cuándo sale ‘el online’ de tal o cual materia”, completa Ricardo Barrio, otro de los miembros del equipo que forman unas 20 personas.
El aspecto académico también ha requerido atención especial, en capacitación y trabajo conjunto con los docentes, expresa Eugenia Cance, que junto a Rabbat resaltan la necesidad de explotar el lado “creativo” de los profesores que ahora trabajan en lenguaje multimedia cuando preparan los materiales de carreras y cursos que se desarrollan desde el IES.

Hacia afuera. Con esta herramienta disponible, la institución también abre la posibilidad de preparar nuevos TID para empresas y organizaciones que deseen incursionar en la enseñanza de un modo no tradicional, capacitando a equipos de trabajo o alumnos con este soporte.
“Estamos abiertos a todo aquél que quiera mejorar el proceso de educación. Estamos dispuestos a ayudarlos”, asegura Rabbat, y sugiere que también colegios secundarios podrían emplear esta tecnología para acercar el conocimiento al lugar donde los jóvenes pasan mucho tiempo: teléfonos móviles e Internet. “No tenemos un modelo de negocio con esto, porque la prioridad son nuestros alumnos, pero se puede pensar en muchas opciones, ya que la interfaz es personalizable”, dice el rector.
“Es un desarrollo modular y adaptable”, dice sobre los aspectos técnicos Zabala. “Que lo use una organización distinta del IES aportaría también otra visión para complementar y hacer crecer la herramienta”, sugiere. Al mismo tiempo, todos destacan que el costado interactivo se enriquece con la posibilidad de participación del alumno a través de comentarios, correcciones y la actualización de los materiales cada año, para que esto sea “un texto vivo” de formación.

¿Usarías el celu para estudiar?

Sumate a la conversación
Seguí leyendo