?>
Córdoba

Club deberá pagar indemnización por muerte de un niño

El pequeño de 6 años murió ahogado en 2005 en la pileta del club de Leones. La falta de cerco perimetral y vigilancia fueron valoradas por el juez para imponer la indemnización. 

Un club de Leones deberá indemnizar con 454.712,89 pesos (más intereses) a una familia cuyo hijo de 6 años murió ahogado en la pileta de la institución en 2005, cuando el natatorio no contaba vigilancia ni cerco perimetral, además de haber tenido agua estancada. 

El trágico episodio ocurrió el 20 de marzo de 2005, en el Club Atlético, Aeronáutico, Biblioteca, Mutual Sarmiento de Leones, según publica el portal del Poder Judicial

El juez en lo Civil y Comercial de Marcos Juárez, Edgar Amigó Aliaga, entendió que la institución es responsable por no haber cumplido con la seguridad en las instalaciones, mientras que hace responsables a los progenitores de un 20% de la responsabilidad por no haber vigilado al niño. 

El nene, sin autorización de sus padres, ingresó al club pasado el mediodía y, mientras jugaba con sus amigos, cayó a la pileta que no estaba cercada y cuyas aguas estaban estancadas. Fue sacado por personal de Bomberos y llevado al Hospital Municipal San Roque, pero no pudieron reanimarlo. 

Para Amigó Aliaga, la pileta “se había convertido en peligrosa y potencialmente dañina”, porque “tenía agua estancada y en mal estado, no contaba con cerco perimetral y, en ausencia de éste, no existía -al menos en el momento del hecho- personal encargado que vigilara que una persona cualquiera pudiera caer en ella”. 

Por otra parte, consideró como agravante que “es común la afluencia de personas” y que “se encuentra emplazado en un lugar residencial, rodeado de viviendas, y cuyo alambrado perimetral se encontraba roto”. Asimismo, dado que la temporada de verano ya había concluido, valoró que la pileta representa mayor peligrosidad porque no hay otras personas que “puedan advertir con la requerida rapidez la caída de un individuo en la pileta”. 

Sumate a la conversación
Seguí leyendo