Domingo 22 de abril, 00:01
Nublado Parcial 29º / 42% +
/ Registrate

Ciudad Universitaria, fiestera militante

Las fiestas en los predios de la UNC son un fenómeno: reúnen a miles de jóvenes los fines de semana y ya son un clásico.

Ciudad Universitaria. No se cobra entrada. Y cada vez van más chicos.

Ciudad Universitaria. No se cobra entrada. Y cada vez van más chicos.

  • de

22/04/2012 00:00

Por Pablo Valdes

Por la noche, la Ciudad Universitaria ya no es lo que era. Si bien hasta hace algunos años los viernes y sábados el predio lucía desierto, en los últimos tiempos es notorio el incesante movimiento de jóvenes que van y vienen por la zona. Eso sí: a esa hora ya no cargan mochilas ni carpetas, solo llevan las ganas de divertirse. Y es que, desde hace unos años las tradicionales fiestas que se realizan desde siempre en ese lugar al aire libre se multiplicaron y tomaron nuevo impulso, convirtiéndose cada vez más populares y masivas. Según sus organizadores, en su mayoría militantes universitarios, en los últimos findes hubo noches que convocaron a 3 mil jóvenes, aunque puede subir a 5 mil almas si el clima es bueno y hay varias fiestas en simultáneo.

Como un boliche, pero gratis. “El éxito de estos encuentros en gran parte resultado del trabajo que realizamos las organizaciones para generar un nivel de apropiación que hoy tiene la Ciudad Universitaria como un espacio público, apto para el entretenimiento de los jóvenes”, arriesga Ana Laura Nuñez, miembro de la Bisagra, una agrupación política que desde hace años organiza este tipo de fiestas.

Sin embargo, no es la única explicación: “Los jóvenes vienen acá porque además de buena música, y la onda de la gente no se cobra entrada y la bebida es accesible: eso para el bolsillo del estudiante es re importante”, aporta Mariel, una de las integrantes del Centro de Estudiantes de Filosofía que organiza casi todas las fiestas que se realizan en la “Plaza Seca”, un espacio al aire libre, cercano al Pabellón Argentina.

“Incluso si querés llevar tu bebida en una conservadora, está todo bien”, indica Julio Muñoz, un estudiante de Ingeniería que “descubrió” estas fiestas hace unos meses, con unos amigos luego de hartarse que los patovicas los “reboten” en las puertas a los boliches.

Y es que ese es otra clave del éxito de las fiestas en la UNC: no hay controles “asfixiantes” por parte de la Policía, la Municipalidad o la organización. De hecho, si bien la actividad termina a las cinco de la mañana como en los locales bailables, si la música suena unos minutos más o la gente se quiere quedar charlando en el lugar, nadie los va a echar.

“Obvio que durante la noche hay policías. Además con los compañeros estamos atentos que nadie dañe el patrimonio de la Universidad; pero nunca pasa nada: la gente viene a divertirse”, apunta Alfredo, dirigente de la agrupación “Desde abajo y a la izquierda”.

Fiestas para todos. El éxito de las reuniones en el campus de la UNC al parecer no cae bien entre los dueños de boliches, que desde el año pasado estarían moviendo influencias para que desde la Municipalidad se ponga un freno a la nueva “competencia”. Al menos eso suponen los jóvenes impulsores de las fiestas: “el año pasado llegaron denuncias de supuestos vecinos de la Ciudad Universitaria reclamando por ruidos molestos: todos sabemos que acá no tenemos vecinos. Es obvio que los bolicheros han “pechado” para que las fiestas universitarias no se realicen”, indica Nuñez.

Esta situación llevó incluso a que, semanas atrás, el Consejo Superior de la Casa de estudios reglamente el uso de los espacios comunes para este tipo de actividades, en materia de seguridad, salud, higiene y horarios. Aunque para los organizadores muchas de estas normas suenan antipáticas, no cabe duda que muchas son el lógico resguardo legal para que el fenómeno de las fiestas siga.

.........................................

Apuntes

Dónde y cómo: Se hacen los viernes y sábados en cuatro espacios abiertos de la Ciudad Universitaria. Entre semana hay versiones más “culturales”.

Gasoleras: No se cobra entrada y las consumiciones está a mitad de precio que en un boliche. Incluso hay quienes llevan su conservadora.

A todo ritmo: Se baila desde pop y rock hasta folclore y cuarteto. También actúan bandas en vivo.

Masivas: Cuando el clima es bueno, la concurrencia es alta. El año pasado hubo noches que congregaron 5 mil personas.

¿Qué te produce este tema?

Comentarios

  • © 2009 - 2011 Todos los derechos reservados.
    Cache generated by CRON Static Page Cache at 22/04/2012 | 00:01:20