?>
Córdoba

La ciudad de Córdoba tendrá la red eléctrica preensamblada

Con fondos aportados desde la Nación, este año Epec planea eliminar por completo los cables desnudos de la red eléctrica de la Capital.

Antes de fin de año, prácticamente la totalidad de la red eléctrica de la ciudad de Córdoba quedará preensamblada, lo que permitirá reducir al mínimo los riesgos en materia de seguridad y el robo de energía a la Epec a través de los consabidos “ganchos”.

Así se lo adelantó a Día a Día Luis Giovine, secretario de Desarrollo Energético del Ministerio de Agua, Ambientes y Servicios Públicos, quien explicó que la cobertura total de la Capital con cables preensamblados se logrará a partir del acuerdo firmado el martes pasado entre la Provincia y el Ministerio de Planificación Federal.

En dicho convenio, Córdoba se comprometió a congelar sus tarifas por todo 2014, y la Nación a financiar obras de infraestructura eléctrica por un total de 160 millones de pesos. Buena parte de esos fondos se destinarán al reemplazo de los viejos cables desnudos o “vivos” por tendidos eléctricos preensamblados, y al refuerzo de las estaciones transformadoras en varios barrios de la ciudad.

“Las obras que tenemos en carpeta se enfocarán sobre todo en mejorar la distribución del sistema. Con ello, en Córdoba capital prácticamente no quedarán cables vivos”, aseguró Giovine.

Actualmente, el 85 por ciento de la ciudad cuenta con cableado eléctrico preensamblado, tendidos que fueron renovados en los últimos años a través del plan Nuevas Redes, lanzado por la Epec a mediados de 2000.

El 15 por ciento que todavía tiene cables desnudos está repartido en distintos barrios de la Capital, y será en esos sectores donde se enfocarán las obras previstas para este año. A ello se sumará la renovación de un 5 por ciento del actual tendido preensamblado que necesita ser reparado o reemplazado.

Según Giovine, la eliminación total de los cables vivos permitirá morigerar sensiblemente el robo de energía y los riesgos de seguridad asociados a ello. “También posibilitará independizar al sistema eléctrico de las inclemencias climáticas, ya que estos cables son mucho más resistentes”, detalló.

El plan previsto también incluye la renovación de varias estaciones transformadoras, reemplazándolas por otras que soporten de mejor manera el incremento en la demanda que registra el sistema en ciertas épocas del año. “Las obras están orientadas a desfragilizar el sistema eléctrico de la ciudad, para no volver a pasar por las situaciones que solemos tener en el verano y en el invierno”, dijo el funcionario.

La idea de los técnicos de la Epec es poder iniciar estas obras rápidamente, con el objetivo de completar el preensamblado total de la ciudad de Córdoba antes de fin de año, o a comienzos del próximo.

Un sistema antifraude. El Plan Nuevas Redes fue lanzado por la Epec a mediados del año 2000, avanzando sobre ciertos barrios de la Capital cordobesa en donde el robo de energía era moneda corriente.

Consiste básicamente en el reemplazo del tradicional cableado desnudo por tendidos preensamblados, vale decir, cables recubiertos por un envoltorio de caucho que impide que sean vandalizados.

Además, los postes que soportan el tendido son elevados hasta los 11 metros (desde los cinco habituales) y colocados sobre el lado de las veredas más próximo a la calle (y no sobre la línea de construcción), de manera de entorpecer aún más el acceso a los cables.

Todo ello conforma un sistema antifraude que no impide totalmente el robo de energía, pero que lo minimiza sensiblemente. Y al dificultar el hurto de electricidad, también se morigera la caída de tensión en la zona periférica y la salida de funcionamiento de los transformadores.

Además, el cableado preensamblado protege a la red eléctrica contra las inclemencias climáticas, como pueden ser tormentas, lluvias o fuertes vientos.

Enterrados. En 2010 y a través del plan Nuevas Redes, buena parte de los tendidos eléctricos de Nueva Córdoba, el Centro y Alberdi se transformaron en subterráneos, sistema que minimiza aún más el robo de energía.

 

Sumate a la conversación
Seguí leyendo