?>
Córdoba

Café cordobés con sabor a mundo

En Córdoba bares y plazas se convierten en academias de distintos idiomas. La charla se abre para practicar y divertirse.

Por Lucía Pairola

¡La agenda está completa! Es que en la Docta cada día de la semana hay una cita diferente para hablar inglés, portugués, italiano y hasta chino sólo pagando un café. Esta tendencia mundial llegó también a nuestra ciudad y cada vez son más los que eligen aprender un idioma conversando en un bar.

“Nace con dos americanos y un cordobés que inventan “English and mate” hace unos cuatro años. Ahí se forma la comunidad “Speaklink” de la que se desprenden varios grupos distintos con la inquietud de aprender diferentes lenguas”, explica Marcelo Frías a Día a Día. Él es promotor de “Portugués e cafezinho”, donde cada martes a las 20 la Zamba y el Bossa Nova musicalizan el diálogo.

Estos grupos totalmente gratuitos están diseñados para practicar y conocer un idioma sin el uso de libros. La única herramienta es la conversación espontánea, donde los participantes pueden expresarse sin temor a equivocarse. “Lo más lindo es que compartimos, recordamos el idioma que aprendimos de niños y nos vamos corrigiendo entre nosotros”, cuenta Jorge, que participa desde hace varios años en grupos para hablar portugués, italiano y chino.

Las reglas son claras: “hablar y compartir”. En estos espacios no hay temas establecidos y se suman extranjeros que aprovechan la ocasión para dialogar con quienes manejan su misma lengua. “Las personas están dispuestas a hablar, le gusta compartir sobre viajes, la vida y diferentes culturas”, dice Morgan –que es francés– pero se sienta los martes junto a los cariocas. Asegura que es “el mejor lugar para encontrar amigos”.

La tanada a la plaza. Las plazas se llenan de vida y mucho más si la sangre tana las invade los jueves de 19 a 21. “Nos juntamos hace tres años y comenzamos siendo cuatro y ahora sumamos unos 30”, indicó Pilar Caballero, coordinadora voluntaria de “Italia en Piazza”. Según cuentan, como buenos italianos, llevan una canasta con mate, tereré y mucho para comer.

“No nos importa si se sabe o no el idioma, algunos vienen escuchan y van a prendiendo la lengua que es parte de nuestra cultura inmigrante”, refuerza Pilar abriendo la convocatoria a los interesados. Este grupo hace pocos días festejó sus 100 encuentros.

El primer grupo fue “Portugués e cafezinho”. Ahora también hay mesas que hablan en inglés, en italiano y en francés.

Las redes abren el diálogo. Estos eventos no sólo sirven para practicar o aprender otro idioma, sino que también son espacios de intercambio de experiencias y modos de vida de otros países. Y las redes sociales se han convertido en promotores y sus impulsores. En el perfil de Facebook “Speaklink” se detallan todos los grupos y los encuentros como “After Office in English”, “Español y cerveza” y “Français et Fernet’’, entre otros. 

“Desde hace varios años defiendo el día y la hora. Me enamoré de Brasil, su cultura y su idioma, pero más de este encuentro con amigos”, sintetiza Marcelo, que paga la cuenta del “cafezihno” todos los miércoles.

El primer grupo fue “Portugués e cafezinho”. Ahora también hay mesas que hablan en inglés, en italiano y en francés.

Sumate a la conversación
Seguí leyendo