?>
Córdoba

Los caciques no encuentran indios

Pleno empleo. Con la desocupación en 6,6%, las firmas locales se las ven en figuritas para conseguir todo tipo de personal, hasta el menos calificado. A los jefes les falta “tropa”.

Lejos, muy lejos del “ejército de desocupados” que tenían disponible hace una década, las empresas cordobesas se enfrentan hoy con grandes dificultades para encontrar trabajadores. Con un desempleo de apenas el 6,6 por ciento, el problema ya no está circunscripto al personal de alta calificación, sino también a empleados de mediana y baja capacitación y experiencia.

Así lo reconocieron en diálogo con Día a Día los responsables de varias seleccionadoras de personal de Córdoba, quienes estimaron que la dificultad en conseguir empleados tenderá a agudizarse este segundo semestre y a lo largo de 2012.

“Con estos niveles de desempleo tan bajos, el problema es que el núcleo duro de desempleo es cada vez más duro, y se hace muy complejo compatibilizar los requerimientos de las empresas y las habilidades de los postulantes”, afirmó Martín Poncio, director de la Regional Norte de Manpower. “Eso hace que sea más difícil la selección de trabajadores en todos los niveles, desde los de mayor calificación, hasta los más básicos”, apuntó el especialista.

Mariano Gewerc, responsable en Córdoba de Seso Select, coincidió con el diagnóstico. “Cuando el desempleo era del 25 por ciento, encontrar gente para un puesto era facilísimo. Pero hoy, con una desocupación por debajo del siete por ciento, estamos realmente al límite”, dijo el ejecutivo. “Estamos frente a un nivel de desempleo estructural, y por eso se hace difícil conseguir trabajadores con un mínimo de experiencia y calificación”, señaló.

Según la última medición del Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (Indec), al terminar el primer semestre había apenas 44 mil personas sin trabajo en el Gran Córdoba, sobre una Población Económicamente Activa (PEA) de 669 mil individuos. Para los especialistas, un nivel tan bajo de desocupación está muy cerca de lo que técnicamente se denomina “pleno empleo”.

Menos y más exigidos. Hasta el año pasado, la falta de empleados estaba concentrada en los trabajadores altamente calificados, particularmente los de la industria automotriz y metalmecánica, pero ahora la escasez también se siente a la hora de encontrar vendedores, administrativos y personal de atención al público.

“Antes, los comercios pedían personal, y tenían una cola de 80 personas. Ahora, vienen 10 ó 15. Y no es lo mismo encontrar un buen vendedor entre 80 postulantes, que entre 15”, afirmó Luis Oliva, gerente de la Cámara de Comercio de Córdoba (CCC).

A todo esto se suma el hecho de que las empresas han elevado las condiciones mínimas para tomar un empleado. Años atrás, un operario raso sólo debía demostrar mínimas habilidades para el puesto, mientras que hoy le exigen secundario completo, conocimientos específicos y actitudes proactivas hacia el trabajo.

Como vengan. Frente a este escenario, las empresas terminan decidiendo tomar a sus nuevos empleados y formarlos ellas, hasta que puedan “salir al ruedo”.

“Cuando no consiguen gente con mínima calificación, muchas empresas toman un junior y lo entrenan en el puesto para el que fue contratado. Buscan personas con potencial de desarrollo, y las capacitan puertas adentro”, explicó Josefina Rex, responsable de selección de Staff.

Las seleccionadoras también aseguran que, en este contexto de baja oferta de personal, el robo de empleados entre empresas está más que nunca “a la orden del día” y vaticinan una verdadera “guerra” para el año que viene.

.......................................................

Tienen trabajo, pero buscan uno mejor
Otra tendencia que se viene observando cada vez con más intensidad en el mercado local es la de personas que, a pesar de tener un empleo fijo y asegurado, se presentan a nuevas convocatorias laborales con la idea de encontrar un trabajo mejor.

“Cuando buscamos personal, se presenta mucha gente que ya tiene trabajo para mejorar su sueldo o su posición. Antes seleccionábamos entre desempleados, mientras que hoy la elección es muchas veces entre personas que ya están empleadas”, le dijo a Día a Día Josefina Rex, de Staff. “Por ejemplo, un buen vendedor no dura mucha tiempo sin empleo. Cuando el candidato es bueno, las posibilidades de reubicarse con un mejor sueldo en otra empresa son muchas”, aseguró.

“La gente busca mejorar su bienestar y posición. Y hoy el mercado genera muy buenas expectativas que muchos quieren aprovechar”, coincidió Martín Poncio, de Manpower.

Los especialistas afirman que el miedo a perder el empleo ha dejado de ser la preocupación de los trabajadores cordobeses, quienes buscan aprovechar la alta demanda de personal para encontrar puestos mejor remunerados.

Sumate a la conversación
Seguí leyendo