?>
Córdoba

Bajó la mortalidad infantil en Córdoba

Son 37 menos que el año anterior. El Ministerio de Salud provincial informó una baja en la mortalidad infantil.

El Ministerio de Salud de Córdoba informó este miércoles que bajó la mortalidad infantil en la provincia. En 2015, se registraron 489 fallecimientos de niños de hasta un año, lo que significa una reducción de 37 muertes si se las compara con el año anterior. Se trata de uno de los indicadores más sensibles a la realidad socio-sanitaria de una región.

“Hemos hecho un esfuerzo muy intenso en planificar una estrategia y por darle continuidad. Nuestro desafío ahora es mantener esos objetivos y reducir las inequidades. No es lo mismo para un niño nacer en un departamento del norte de Córdoba, que en Capital. También hay diferencias en los centros públicos de los privados”, informó Marcela Miravet, secretaria de Prevención y Promoción de la Salud.

La tasa de mortalidad infantil en 2015 se ubicó en 8,3. En Córdoba, el índice viene descendiendo en forma considerable desde el 2008, año en que se inició el Plan Estratégico de Reducción de la Mortalidad Infantil.

El plan tuvo como ejes la mejora en la calidad de atención neonatal, la reducción de las infecciones asociadas al recién nacido, la integración con el Plan Nacer, el aumento de camas críticas y la formación de especialistas, entre otros.

“Córdoba cumplió con el objetivo de Desarrollo del Milenio, de la Organización Mundial de la Salud, que planteó la reducción a dos tercios de la mortalidad infantil desde 1990 hasta 2015. Nuestra provincia tenía que llegar al 8,5 y este año incluso nos ubicamos por debajo de ese índice”, indicó Miravet.

No sucede lo mismo con la mortalidad materna que tiene en Córdoba un comportamiento oscilante. El índice creció notablemente en 2009 (en parte por la epidemia de la gripe A). Desde 2012 hasta 2014, la tendencia fue creciente. Y eso también preocupa.

¿De qué mueren los bebés? Las muertes neonatales (niños de hasta 28 días) representaron el 72 por ciento del total de decesos registrados en 2015. La dificultad respiratoria del recién nacido (dicho en criollo: bebés prematuros que, al momento de su nacimiento, presentaban inmadurez pulmonar) fue la primera causa, con 69 registros.

En segundo lugar se ubicaron los trastornos relacionados con el bajo peso y la prematurez. Seguido por malformaciones congénitas del corazón y la infección bacteriana del recién nacido (36, 35 y 30 registros respectivamente).

El 53 por ciento de las muertes se registró en un hospital público, un 39 por ciento en privados, siete por ciento en el domicilio y un uno por ciento en la vía pública. La mayoría fue registrada en el interior. No hubo precisiones respecto de las edades de las madres. 

Sumate a la conversación
Seguí leyendo