?>
Córdoba

Bajo Grande quedó bajo el microscopio

Policía Ambiental tomó muestras dentro y fuera de la planta depuradora. Empleados y concejales aseguran que se está contaminando el Suquía.

En medio de sospechas por posible contaminación del río Suquía y las poblaciones que siguen aguas abajo por el mal funcionamiento de la planta depuradora de Bajo Grande, la Provincia se hizo presente en las instalaciones municipales durante el fin de semana para realizar un muestro del agua. 

El operativo estuvo a cargo de la Policía Ambiental, que tomó muestras en la planta y fuera de ella. 

El procedimiento fue confirmado por Adrián Rinaudo, titular de la Policía Ambiental, pero indicó que se trató de procedimientos de rutina que no tienen nada que ver con el contexto de denuncias por mal funcionamiento de la depuradora.

Por otro lado, Rinaudo indicó que los análisis están siendo procesados en el Ministerio de Agua, Ambiente y Servicios Públicos y los resultados estarían listos en los próximos días. 

Denuncias y audiencias. Pese a las denuncias de los empleados municipales que trabajan en Bajo Grande –que apuntan que gran mayoría de las máquinas y los procesos para tratar los líquidos cloacales no funcionan– la Muni admitió problemas la semana pasada aunque, negó que tire agua servida cruda al río Suquía y aseguró que se están realizando tareas de mantenimiento.

Los concejales del bloque opositor ADN ingresaron a la planta y realizaron un registro audiovisual de los problemas que, aseguran los trabajadores, tiene la planta. 

Por la situación, los ediles, encabezados por Santiago Gómez, presentaron una denuncia penal por contaminación ambiental ante la Justicia Federal. 

En su presentación, Gómez argumenta que el agua que está contaminando Bajo Grande es la del río Suquía, que luego desemboca en la laguna Mar Chiquita y en el área natural protegida (futuro Parque Nacional) Bañados del Río Dulce y Laguna Mar Chiquita.

Por otro lado, desde el bloque Fuerza de la Gente realizaron un pedido formal de audiencia con el intendente Ramón Mestre para que explique en qué situación se encuentra la depuradora.

El pedido fue realizado ayer. La concejal Victoria Flores indicó que pudo recorrer Bajo Grande con los empleados y asegura que constató que la planta no funciona de manera adecuada, volcándose al Suquía líquidos cloacales sin tratar. 

Además, los ediles de Fuerza de la Gente quieren tener detalles sobre el funcionamiento de otras plantas depuradoras que tiene la ciudad, como Villa Boedo y Pozo San Vicente, ya que denuncian que tampoco funcionan, afectando la salud de cientos de vecinos.

Sumate a la conversación
Seguí leyendo