?>
Córdoba

Bajó el agua, queda el drama

El saldo del temporal del fin de semana es angustiante: siete personas muertas, una desaparecida, decenas de casas destruidas, cientos de evacuados y pueblos sin servicios.

Bajaron las aguas, y la magnitud del desastre quedó al descubierto. El día después del trágico temporal que azotó a las Sierras Chicas fue igual de angustiante: ya sin lluvias y con los ríos poco a poco recuperando sus cauces normales, las localidades más afectadas comenzaron con el penoso recuento de daños. 

Decenas de viviendas destruidas, cientos de evacuados, miles de calles intransitables, servicios básicos interrumpidos, puentes y rutas colapsados. Y a todo eso, el lamentable saldo de víctimas fatales que al cierre de esta edición se había incrementado a siete personas, más una joven desaparecida que hoy seguirá siendo buscada en la zona de Ascochinga. 

Tras elevar la cifra de fallecidos, el Gobierno decretó tres días de duelo en la Provincia y banderas a media asta en las dependencias oficiales. Hasta el domingo a la noche los muertos eran cinco, pero en la mañana de ayer se hallaron dos cadáveres más: una niña y un hombre adulto en Río Ceballos.

En Colonia Hogar, en la zona de Sinsacate, fallecieron Jorge Moyano (68 años) y su esposa Lucía Peralta (66), además de Jorge Luis González (34). En Río Ceballos se registraron las otras cuatro víctimas: Nilce Paola Aubery González (39), su hijita Evelin Altavilla (5) y Carlos Alberto Rodríguez (65), a quienes se sumó un hombre de 43 años aún no identificado.

Volver a empezar

Las tareas de rescate de las personas que habían quedado incomunicadas continuaron ayer, al tiempo que muchas familias pudieron retornar a sus hogares para comenzar con la limpieza de las viviendas. Según el gobernador José Manuel de la Sota, anoche todavía quedaban unas 500 personas evacuadas. 

Los intendentes de Río Ceballos, Villa Allende, Mendiolaza, Unquillo, Agua de Oro y La Granja –las localidades más afectadas– comenzaron a coordinar con la Provincia las tareas de reconstrucción inmediata, sobre todo el reestablecimiento de los servicios de luz y agua potable, además del arreglo de calles y puentes averiados. 

El propio De la Sota debió salir a aclarar, ante los rumores que corrieron en las últimas jornadas, que los diques no corrían riesgos de colapso y que los técnicos del Ministerio de Agua y Servicios Públicos evaluaban hora tras hora la apertura de las válvulas de cada uno de los embalses. 

Ayuda de la Nación

El gobernador dio en horas de la tarde un nuevo parte de situación, recordando las tragedias naturales que debió enfrentar la provincia en los últimos años, al tiempo que destacó la ayuda llegada desde la Nación para las tareas de rescate. “Me alegro que esta vez la llamada (de la Presidencia) haya llegado”, expresó De la Sota.

Precisamente, el jefe de Gabinete de Ministros de la Nación, Jorge Capitanich, anunció ayer una serie de medidas de asistencia para los damnificados. En ese sentido, señaló que la Anses dispuso la duplicación de todas las prestaciones que paga el organismo por espacio de 90 días para los vecinos más afectados, como las asignaciones familiares y universales por hijo, los subsidios por desempleo, y las prestaciones por embarazo.

Según Capitanich, 15 mil cordobeses se verán beneficiados por esta medida, que insumirá una erogación de 53 millones de pesos. Además, anunció el envío de módulos alimentarios y asistencia.

500 son las personas que aún están evacuadas

En lo peor del temporal, los evacuados habían superado el millar en la provincia. En Córdoba capital, todas las familias ya retornaron a sus casas.

Sumate a la conversación
Seguí leyendo