?>

Aumentó el consumo de pan francés

Por necesidad (más que por amor), la gente compra más pan francés y menos especialidades, como criollos y facturas.

La suba de precios y la falta de plata en el bolsillo obliga a muchas familias a cambiar sus hábitos de consumo alimenticio. Se restringen las salidas a restaurantes (cerraron 90 en los últimos meses), se compra menos carne (o cortes más baratos) y del almacén se lleva lo justo y necesario.

En esa modificación, uno de los fenómenos más notorios se da en las panaderías, donde la gente compra cada vez más los productos más baratos, en perjuicio de los caros.

“La gente está volviendo a las tostadas”. Con esa frase, Néstor Romero, presidente del Centro de Industriales Panaderos de Córdoba, describió lo que pasa. “Dentro de un contexto de ventas que estuvo en baja todo el año y que se estabilizó en los últimos dos meses en el sector, el pan francés ha aumentado su participación en las ventas”, agregó.

La razón es simple: “El francés está a 18 pesos el kilo y siempre te saca de apuro. Si sobra, se hacen tostadas y se aprovecha todo”, dijo Romero a Día a Día.
La merma en las ventas en las panaderías varía por barrio, en algunos ha bajado más que en otros, en especial donde vive gente de menor poder adquisitivo. Otro dato: “por las mañanas se sigue vendiendo bien, pero a la tarde baja mucho”, dijo Romero, para agregar que “la mayoría va a comprar y pide ‘por plata’, es decir, 15 pesos de criollos ó 10 de pan”.

Despensas

En las despensas, se ha detectado la misma realidad que en las panaderías. El último informe del Centro de Almaceneros de Córdoba indica que la venta en esos comercios bajó en todos los rubros de manera contundente, sin embargo, la de francés y miñón, subió.

De acuerdo con la investigación del Centro, que se basa en un relevamiento exhaustivo entre sus asociados, el consumo de pan francés en almacenes y autoservicios trepó entre septiembre de 2013 y septiembre de 2014 un 17,65 por ciento.

El fenómeno se viene repitiendo mes a mes, mostrando bajas en prácticamente todos los productos y, en contrapartida, subas en las ventas del pan más económico.
Comparando siempre el mes pasado con el mismo periodo de 2013, cayó un 24 por ciento la venta de yogur, 22 por ciento la de leches fluidas, 10 por ciento la de quesos duros y 33 puntos la de flanes y postres. 

“Corteza" de fondos

Una de las causas que apoyan el buen nivel de ventas del francés es el precio, que se mantiene en los mismos valores de fines del año pasado, cuando dio el último (y fuerte) salto. En esos meses llegó a los 20 pesos el kilo en las grandes panaderías por el aumento de la harina. Luego, bajó a 18 y se estabilizó

“No tenemos previsto un nuevo incremento porque hay mucho trigo y no creo que la harina suba”, dijo Romero. “Nos han aumentado los impuestos, el salario de los empleados, el resto de los insumos, pero lo estamos compensando con una baja en la harina”, agregó.


Sumate a la conversación
Seguí leyendo