Viernes 12 de abril, 12:47
Despejado 19º / 37% +
/ Registrate

A un año de "#conelchorino"

Se cumple un año desde el día en que los cordobeses ganaron la batalla para comer choris de día. Los comensales, de festejo.

Lucas Varela lleva 11 años vendiendo choris. Asegura que cada vez se venden más de día.

Lucas Varela lleva 11 años vendiendo choris. Asegura que cada vez se venden más de día.

  • de
  • A un año de "#conelchorino"

    12/04/2013 00:00

    Por Veronica Suppo

    Nada pudo con él. Por su aroma, por ese chimi que corre entre los dedos y ese sabor sólo cordobés que se impuso y ganó la batalla: hoy, el choripán cumple un año de aquel “trágico” 12 de abril de 2012, en el que los vecinos se enteraron por Día a Día que regía una prohibición de la Municipalidad de Córdoba para que sea comercializado de día.

    “Con el chori, no”, fue la frase que se impuso en las calles, trascendió en el interior provincial y hasta en los medios nacionales. Los cordobeses teníamos que comer el sándwich más conocido en los puestos de venta sólo de 21 a 8.

    A un año de esa “rebelión” de comensales –que salieron en las redes sociales a bancar al silenciado “chori”, y que hizo que el mismo intendente Ramón Mestre tuviera que rever la medida–, los cordobeses están de festejo.

    Bien podrían unirse de la mano el pan y el chorizo para darse por ganadores porque la costumbre de la gente estuvo por encima de la ordenanza 10.244 –incluido el decreto reglamentario 1.154– con la que se había dispuesto la polémica prohibición diurna.

    Así, no sólo se impuso el “gusto cordobés”, sino que en este año cambió la tendencia: hay más compradores de día.

    Desde los puestos consultados por Día a Día contaron que aumentó la cantidad de cordobeses que compra un “zochori” en la tarde. Hay clientes a la mañana, con horario pico a las 10; y comensales a la tarde, que llegan desde las 17 en adelante.

    Rápidamente, cuando la batalla “con los chori, no” se puso en marcha en abril de 2012, Mestre flexibilizó la normativa que había heredado de la época de Germán Kammerath y decidió permitir la venta, pero ajustando las condiciones de higiene en esos puestos.

    Antes, habían pasado seis meses de carros cerrados durante el día, comensales desconcertados y empleados que fueron suspendidos porque los dueños de los puestos no tenían tanto trabajo.

    Hoy la situación es completamente distinta: el choripán creó hábitos entre aquellos que se tientan por comerse este sándwich como “un bocado más” entre almuerzo y cena. “El choripán es como el fernet para los cordobeses. Por más que nos uniéramos todos los choripaneros, no nos alcanzaba para decirle “No” a un intendente. Fue la misma gente que lo hizo. El cordobés lo salió a bancar y yo digo que si está el Día de la Mujer, del Padre, del Amigo, ¿cómo los cordobeses no vamos a tener el Día del Choripán? Ahí estoy para apoyarlo”, nos dijo Lucas Varela, que lleva 11 años al frente del carrito El Dante, en pleno Parque Sarmiento.

    Sólo en ese puesto, en invierno se venden 300 choris por día, y la nueva tendencia es que hay clientes “mañaneros” que pasan a degustarlos a 25 pesos por unidad.

    “Mirá si conoceré del tema. Los vendía hace 11 años a 1,50 peso y cuando subieron a 3 les empezamos a meter más cosas. Hoy hay con ananá, con palmitos. Lo que pidan”, contó Lucas, quien cortó la charla para atender a un cliente de la tarde.

    “Amigo, ¿qué le pongo?”, le preguntó a un chico que se llegó de Villa El Libertador para comprar un chori. “Todo ponele, mayonesa”, le respondió el joven. Era un “regalo” para su novia, Natalia.

    Cuando nos despedimos de Lucas, agregó: “El chori es cordobés. A la mañana sale livianito, con tomate y lechuga; a la noche, con todo. Ya ese paladar viene cargado”.

    A unas cuadras de ahí, en el carrito “El Puente”, nos encontramos con Sergio Gómez, de General Bustos. Son más de las 17, llovizna y se hizo un alto para la “merienda” por 20 pesos. “Comerlo a la tarde es exquisito, lo hago como un relax. Es rápido, rico, sabroso. ¿A quién se le ocurriría sacarlo?”, se preguntó.

    A su lado está Hugo Godoy, con dos años atendiendo el puesto. “Se impone de día. Cuando lo quisieron prohibir, más se puso”, contó Hugo, y miró de reojo la parrilla porque tiene clientes para rato.

     

    Sergio Gómez -Se hizo un alto a la tarde en El Puente por un chori con Fanta- Si es exquisito, por qué no comerlo a la tarde al choripán. Yo lo tomo como un relax del trabajo. Es rápido, rico, sabroso. Es un toque y sigo en la tarde trabajando. ¿Qué hay más rico que esto?

     

    Hugo Godoy -Trabaja en el turno tarde en el puesto de choris El Puente- En la tarde vendo 70 choris, de las 12 hasta las 4, que es cuando se pone. Aunque sea de tarde, vienen y me dicen que le ponga de todo. Es costumbre. No me olvido los seis meses en los que no nos dejaban abrir.

    $25. Es el valor del chori en el Parque Sarmiento. Un carro vende 300 por día. Tienen más clientes a la tarde.

     

     

     

    ¿Qué te produce este tema?

    Comentarios

  • © 2009 - 2013 Todos los derechos reservados.
    Cache generated by MODULE Static Page Cache at 12/04/2013 | 12:47:57 url:http://publicador.diaadia.com.ar/node/198747?recache=1