?>
Córdoba

Almorzando con Ramón: el intendente tiene dos cocineros a su disposición

El intendente tiene dos chefs personales que están a su disposición full-time. Socios de hace 25 años, entraron a la Muni junto con el intendente, en 2012.

Una de las primeras decisiones que tomó Ramón Mestre, a poco de iniciar su primera gestión, fue de inspiración estomacal: metió a dos cocineros para que estén a su disposición cuando los necesite para prepararle sus comidas. 

Ellos son Daniel Bena y Fabián Moll. La cocina de los chefs de Ramón está en el quincho del subsuelo del Palacio 6 de Julio, donde el intendente suele tener reuniones, desayunos, almuerzos y cenas que, se dicen, de trabajo.   

El ingreso de los dos cocineros fue en junio de 2012. Entraron como contratados a la Muni cuando Juan Pablo Ostanelli era el secretario Privado de Mestre, y durante el primer mes de 2016, apenas arrancada la segunda gestión, quedaron como empleados de planta, con una velocidad llamativa. 

Para el ingreso, estos empleados cumplieron el requisito formal de rendir concurso público. El trámite fue para el cargo de maestranza general, y en el orden de mérito (que es público y se encuentra en la web de la Municipalidad de Córdoba) Bena quedó en el puesto 495, mientras que Moll llegó al 362. No fueron posiciones de privilegio, pero les alcanzó para ingresar.

Los cocineros trabajan bajo la órbita de la Secretaría Privada, que hoy lidera Mariano Font, quien autoriza una gran cantidad de horas extra para estos empleados y quien también firma las boletas de compra de mercadería con la que se abastece esta cocina.

Según datos proporcionados por dos fuentes con acceso al sistema de liquidación de sueldos del Palacio 6 de Julio, los salarios de estos dos empleados en noviembre fueron cercanos a los 35 mil pesos, y casi el 50 por ciento de esas ganancias es por horas extras.

Daniel Bena cobró 18.037 pesos de sueldo más 14.711 de horas extras, lo que hace un total de 32.748 pesos. En tanto que Fabián Moll percibió 20.977 pesos de sueldo y 15.672 en horas extras, un total de 36.649 pesos (sueldos muy por encima de lo que se paga en mundo gastronómico local).

En comparación con otros cargos dentro del Municipio, estos empleados, con escalafón de maestranza general, tienen un salario equivalente a un subdirector, que puede tener la responsabilidad de mantenimiento del alumbrado o las calles de la ciudad.

Así, la cocina del intendente tiene un costo cercano al millón de pesos por año, si se tiene en cuenta sólo el salario de los chefs sin horas extras (468.168 pesos) más lo que gasta el municipio en mercadería (521.651,33 según la rendición de gastos de 2015 a la que también tuvo acceso este medio).

Sin decirlo con nombre y apellido por temor a represalias, algunos empleados municipales apuntan que muchas de estas horas extras son autorizadas por el municipio aún cuando los chefs tengan que preparar comida para eventos que no hacen a la tarea del Palacio 6 de Julio, como reuniones partidarias con dirigentes de la Unión Cívica Radical, partido al que pertenece Ramón, y también con amigos, lo que marcan como una cuestión “no justa”.

“Estos cocineros se dedican al tema de los almuerzos y las cenas durante actividades oficiales y no oficiales, como cuando el intendente se junta con gente de su partido, también cocinan ellos cuando la reunión se hace en otro lugar que no sea el Palacio 6 de Julio. Cobran de la Muni pero trabajan para la Unión Cívica Radical o cenas privadas. Hay que aclarar que no son ñoquis”, expresó la fuente que solicitó reserva de identidad. 

Luego de la consulta realizada por Día a Día a la Municipalidad sobre este tema, desde la Dirección de Prensa se respondió que los chefs efectivamente trabajan para el intendente, que entraron como contratados en 2012 y pasaron a planta permanente en enero de 2016, pero desmienten que este servicio sea utilizado para actividades que no están relacionadas con el Palacio 6 de Julio.

Además, remarcaron que estos cocineros están exclusivamente para atender a Ramón Mestre, que “almuerza y hasta muchas veces cena en el Palacio 6 de Julio”, y que también se encargan de preparar los servicios cuando hay alguna actividad protocolar con algún invitado especial.

Día a Día también se comunicó con Fabián Moll, uno de los chefs, quien desmiente las acusaciones y asegura que está dedicado “full-time” para lo que el intendente necesite, “incluso los fines de semana”, y que sólo se trabaja para la actividad del Palacio 6 de Julio.  

Cómo entraron a la Muni. Las quejas también llegan por el supuesto acomodo de estas dos personas. 

Según explican los municipales, uno de los cocineros es hijo de un persona que estuvo muy ligada a Ramón Mestre padre.

Qué se come. Desde las entrañas del Palacio 6 de Julio aseguran que estos chef no hacen milanesas, sino platos “gourmet”. 

Por medio de los concejales del bloque ADN (único de la oposición con miembros en el Tribunal de Cuentas municipal), Día a Día pudo acceder a algunas facturas de las compras que se realizan para mantener equipada la cocina. 

Del detalle de los gastos presentados para el año 2015 se desprende que el municipio gastó 152.000 pesos en carne con la compra de diversos cortes. 

Toda la carne se compró en dos carnicerías: en una de barrio San Vicente, llamada El Gringuito, las facturas oscilan entre los 2.500 pesos y los 3.800; y en otra del Cerro de las Rosas, donde se llegó a gastar hasta 4.500 pesos.

Otro lugar recurrente de compras para el servicio de catering de Ramón es la licorería Los Fenicios, que se encuentra en el Centro. El gasto en este comercio arranca con boletas de 500 pesos y algunas superan los cinco mil. En la licorería, el municipio compra gaseosas y también delicatessen, como jamón crudo, salames y diferentes tipos de quesos. 

Las erogaciones más grandes son de supermercado. La mayoría de las compras se realizan en una sucursal de la cadena Buenos Días, y hay meses de 2015, como julio, en la que el gasto supera los 34 mil pesos. En total, se gastaron más de 500.000 pesos durante el 2015 en alimentos y bebidas.

Respecto a este punto, la Muni remarcó que sólo el intendente recibe este servicio, que puede llegar a tener más comensales cuando hay agasajos particulares o invitados del mandatario.

Empresa de catering. Las dos personas que están contratadas para trabajar en la cocina de la Muni son socios de toda la vida. 

Así lo explica Fabián Moll, quien en su descargo contó que con Bena se conocen y trabajan juntos desde hace 25 años. 

Según detalló, ambos manejaban una empresa de servicios gastronómicos llamada BM Catering y que la disolvieron al entrar al Palacio 6 de Julio. 

BM Catering tiene una página de Facebook. En el muro sólo se muestra una galería de fotos en la que aparecen los socios participando del servicio de la entrega de los Premios Jerónimo Luis de Cabrera 2015 -reconocimietno que entrega la Muni a vecinos destacados- en el teatro Libertador San Martín. 

Moll aclaró que efectivamente estuvieron trabajando para el evento, “pero como asesores”. 

La Muni respondió que lo que hacen sus empleados fuera de su horario laboral no es de su competencia. 

Sumate a la conversación
Seguí leyendo