?>
Córdoba

Alimentos, poda, bolsas plásticas y pañales, lo que más tiramos los cordobeses a la basura

Son algunos de los datos que arroja un detallado análisis de los residuos realizado por franceses a pedido del municipio. Ayudará a montar el futuro centro de tratamiento de este tipo de basura. 

Las 1.800 toneladas de basura que a diario generamos los cordobeses son, además de un problema ambiental a resolver, una fuente de información sobre hábitos, consumos y costumbres.

En ese volumen, lo que más desechan los hogares capitalinos son dos tipologías de desechos "putrescibles": alimentos y restos de poda.  

Toda esa fracción "que se pudre" de la basura equivale al menos a un 33% de las bolsas que a diario quedan en las veredas.

El resto, se constituye de materiales cuyo proceso de descomposición es más lento y complejo en términos ambientales. Allí, los productos que se destacan por volumen son dos: bolsas plásticas (6,7% del total) y pañales (4,5%). Las primeras, sumadas a otros plásticos (botellas, envases) superan el 11%.

Los porcentajes pueden sonar a bajo, pero aplicados sobre el enorme tonelaje que a diario levantan Lusa y Cotreco corresponde a una enorme cantidad de material que desde hace años termina bajo tierra, sin intentos serios de revalorización o reciclado. 

Todos estos datos son parte de un amplio estudio de caracterización de los residuos domiciliarios cordobeses realizado por solicitud del Municipio a través de Cormecor, la SA creada para montar y manejar el futuro complejo de tratamiento de los residuos. Para la investigación, la comuna contrató los servicios de Insavalor, rama privada de una entidad vinculada al Gobierno de Lyon (Francia), que desde su plataforma Provademse ejecutó la investigación.

Durante 14 días (en octubre último) se analizó parte de la basura levantada por los camiones de diferentes rutas de la ciudad (4,5 toneladas), buscando incluir barrios de nivel socioeconómico alto y bajo. Los residuos se tamizaron según tamaño y se separaron, clasificándose en un total de 50 categorías y subcategorías.

Desde el municipio y Comercor aclararon en que nunca se analizó tan profundamente la basura urbana local, e insistieron en que el conocimiento obtenido será vital para decidir y diseñar diferentes métodos de tratamiento, recuperación y reciclaje de los desechos en el complejo de tratamiento que está en plan (para recibir residuos del Gran Córdoba los próximos 30 años).

Verdadero desperdicio. Mientras que hoy y desde hace años la ciudad entierra casi toda la basura que genera, el análisis de Insavalor concluye que cuotas muy importantes de ella podrían ser tratadas en modo muy superador en términos ambientales; constituyendo un negocio en muchos casos.

La porción a reciclar puede llegar hasta un ideal máximo del 29% del total que se tira (desde un 7%), una 540 toneladas por día. Básicamente vidrio y metal. En una semana, esa cifra arrojaría un volumen superior a lo que la ciudad hoy recicla en todo un año (2.400 toneladas). Dentro de los reciclables, los plásticos representan la categoría más importante (11%).

A la vez, si se aplican sistemas de valorización de tratamiento biológico de la basura (compostaje o metanización), la cuota máxima de recuperación puede cubrir el 72% de los desechos. De otro 24% (cuota máxima) pueden generarse combustibles.

Bolsas parecidas. El estudio de la basura no detectó diferencias significativas en la proporción de los diferentes tipos materiales que se tiran entre zonas de alto y bajo poder adquisitivo.

 

 

Sumate a la conversación
Seguí leyendo