?>
Córdoba

Alerta en los hospitales provinciales por el suicidio joven

El Hospital San Roque recibe dos intentos por día. La misma preocupación comparte el de Urgencias y el Córdoba.

El suicidio joven preocupa en los centros de salud provinciales. El Hospital San Roque nuevo recibe por día entre uno y dos intentos, la mayoría mujeres de entre 20 y 50 años. Otras instituciones como el Urgencias y el Córdoba también manifiestan un incremento de casos, especialmente en personas jóvenes. Especialistas de diversos organismos reclaman políticas públicas específicas para detener este flagelo.

“Son personas que permanecen un tiempo internadas y luego son derivadas al servicio de salud mental. La mayoría declara que tuvo problemas de pareja. Son comunes las rupturas y la soledad. También se incrementan los casos en épocas festivas, como la Navidad y los días del padre y la madre”, indicó Verónica Goldaracena, jefa del Servicio de Toxicología del Hospital San Roque Nuevo.

El perfil de los suicidas atendidos en el centro de salud de Bajada Pucará tiene entre 20 y 50 años. La mayoría son mujeres. En el 70 por ciento de los casos, estas personas ya habían dados señales previas de querer quitarse la vida. Las alertas iban desde una manifestación explícita (“ya no quiero más vivir”), a signos de aislamiento y depresión.

También en el Instituto del Quemado el suicidio es materia de preocupación. Los intentos se incrementaron un 85 por ciento en 4 años, según un estudio realizado por la División de Salud Mental del Hospital Córdoba que integra la psicóloga Marisa Saino. La mitad de los pacientes registrados tenía menos de 35 años.

En el Hospital Municipal de Urgencias se asisten anualmente a más de 200 personas que intentan quitarse la vida. La gran mayoría de atendidos son jóvenes de entre 16 y 30 años. En este caso prevalecen los hombres. La distinción de sexo tiene que ver con los mecanismos utilizados para las autoagresiones: se sabe que los varones recurren a las armas y concretan más. Las mujeres, en cambio, dan más señales de alerta mediante pastillas. Así se explica que prevalezcan por sobre los hombres en el Hospital San Roque Nuevo, que es el referente en toxicología de adultos en toda la provincia.

Desterrando mitos. Que los suicidios se concretan sólo en las grandes ciudades es una idea que forma parte del imaginario social. Pero a juzgar por los ingresos del Hospital San Roque, las autoagresiones también acontecen en pueblos y ciudades chicas. “Por supuesto que recibimos más casos de la capital. La concentración poblacional hace que sean más comunes los suicidios en las grandes ciudades. Pero sería un error pensar que este problema se da únicamente en grandes centros poblados”, indicó Goldaracena.

Sea por las derivaciones de otros centros, sea por el servicio de atención telefónica, la unidad de Toxicología de este hospital atiende casos de todas las partes de la provincia. “Las problemáticas son diferentes. En la ciudad se dan más casos de soledad y rupturas de pareja. Pero en los pueblos predominan las frustraciones y el consumo de alcohol y estupefacientes”, agregó.

Respecto de las sustancias utilizadas, la especialista indicó que predominan ansiolíticos, analgésicos y anticonvulsionantes. En el 90 por ciento de los casos, esos medicamentos estaban disponibles en los domicilios y los pacientes no necesitaron comprarlos en las farmacias. Sobre ese total, más de la mitad llegó con sobredosis de drogas que ya venían consumiendo a través de un tratamiento psiquiátrico.

“Necesitamos programas específicos para atender el flagelo del suicidio. Muchos adolescentes se encuentran muy solos. No tienen la cercanía de algún padre o adulto que pueda contenerlos ante un problema emocional. Habría que destinar muchos más recursos para este tema que nos preocupa”, finalizó Goldaracena.

Mitos y verdades sobre el suicidio

Los cambios de humor son señales de alerta. Los repentinos cambios de ánimo o conducta son una señal de alerta. Los padres de hijos adolescentes deben estar atentos. Esto no significa que ante cada comportamiento raro de los jóvenes exista por detrás un intento de suicidio.

El diálogo familiar es la vacuna por excelencia. Aunque algunos sostienen que se contagia, el suicidio no es una epidemia. Sin embargo, existe una vacuna muy efectiva para prevenirlos: el diálogo. Para la Organización Mundial de la Salud (OMS), la familia es un factor protector en todos los casos, especialmente en los más vulnerables: adolescentes y mayores de 65 años.

El que avisa muchas veces concreta. Muchas veces se piensa que el que avisa no lo hace, pero esto no es verdad. Las personas que cometen suicidio usualmente dan algún indicio o advertencia de antemano.

Si lo intentó una vez, puede que lo repita. Cerca de la mitad de las personas que cometen suicidio ya lo habían intentado anteriormente. En el Instituto del Quemado, la proporción es del 35 por ciento.

Teléfonos que te pueden ayudar.

Ante cualquier duda, contáctese a los siguientes números telefónicos: 135 (ciudad de Córdoba) o (0351) 426-5755 (Centro de Asistencia al Suicida).

Sumate a la conversación
Seguí leyendo