?>
Córdoba

El agua aumentó por encima del resto

De 2005 a hoy, la tarifa de Aguas Cordobesas se encareció el 630%. En el mismo período, la mayoría de los productos y servicios subieron menos.

Todo sube, es cierto. Pero la verdad es que, en los últimos años, tomar agua de la canilla en la ciudad de Córdoba se ha vuelto bastante más caro que muchas otras cosas.

Juan Pablo Quinteros, vocal juecista en el Ente Regulador de los Servicios Públicos (Ersep), se tomó el trabajo e hizo la comparación. Desde 2005 a esta parte, la tarifa de la empresa Aguas Cordobesas aumentó un 629,16 por ciento, bastante más que lo que subió la botella de agua mineral (471 por ciento) y la bebida más cordobesa de todas, el fernet, que se encareció un 22 por ciento.

Frente a estas comparaciones, la empresa concesionaria suele responder que entre 2002 y 2005 el Gobierno provincial no le permitió actualizar su tarifa, y que el desfasaje fue compensándose a partir de ese último año cuando, merced a la firma de un nuevo contrato, se habilitó el ajuste tarifario.

Igual, en Día a Día nos preguntamos qué había pasado con otros productos y servicios en el mismo período de tiempo, y nos dimos con que, salvo algunas excepciones, la inmensa mayoría había incrementado sus precios por debajo de lo que lo hizo la boleta del agua potable en la ciudad capital.

En términos generales, la inflación a nivel nacional fue en los últimos 9 años (2005-2014) del 536,72 por ciento, de acuerdo a la medición que hace el Instituto de Estadísticas de la Provincia de San Luis, organismo que, por suerte, no goza del desprestigio que tiene el Indec nacional. El dato está 100 puntos porcentuales por debajo del aumento del agua.

Los salarios privados lograron, en este tiempo, acompañar el proceso inflacionario, ajustándose un 536 por ciento. Pero también fueron rezagados por la boleta de Aguas Cordobesas.

Lo mismo sucedió con otros productos básicos de la canasta familiar (el asado de tira, la leche entera), otros servicios públicos (boleto urbano de pasajeros) y hasta el metro cuadrado de construcción. Todos han aumentado menos que el servicio de agua potable entre 2005 y este convulsionado inicio de 2014.

Sólo los peajes de la Red de Accesos a Córdoba (RAC), gestionada por la estatizada Caminos de las Sierras, han subido por encima del líquido elemento, pasando de una tarifa de 1 peso en 2005, a 10 pesos desde enero de este año. Lo mismo sucedió con el pan, que se encareció un 650 por ciento.

La opinión de Juan Pablo Quinteros -Vocal del Frente Cívico en el Ersep- Más que Branca y Villavicencio. Los datos pueden parecer frívolos, pero sirven de parámetro para comprender cómo la empresa concesionaria de un servicio público esencial, como el suministro de agua potable en la ciudad de Córdoba, ha aumentado mucho más que productos como el fernet u otros tan importante como el agua mineral, a la que muchos cordobeses debieron acudir por la horrible prestación del servicio el último verano. Muchos consumidores de la tradicional bebida adoptada por los cordobeses se quejan porque, dicen, “Branca” viene bajando su graduación alcohólica, llegando a afirmar “cada vez se parece más al agua”. Y de manera paradójica, quienes consumen agua potable en Córdoba, al ver el color del líquido elemento que sale de sus canillas, exclaman “cada vez se parece más al fernet”. Esperamos que nadie utilice de “excusa” esa información para inclinarse al consumo excesivo de las bebidas alcohólicas, recomendando, naturalmente, beber agua.

Sumate a la conversación
Seguí leyendo