?>
Córdoba

5 claves para no pisar el corcho

A esta altura, predicar la abstinencia parece una utopía. Por eso, antes de las fiestas brindamos algunos consejos para “reducir daños” ante posibles “curdas” en exceso.

El 80 por ciento de la población mundial experimenta resaca al menos una vez al año, según el investigador holandés especialista en el tema Joris Verster. Sin embargo, pese a la incidencia en la población, el problema no es tomado tan en serio por los científicos, que no se preocupan mucho por buscar el antídoto al problema: de hecho, hoy la mejor forma de evitar la resaca sigue siendo no tomar.

La pregunta es ¿Cómo se pueden prevenir los problemas de salud, efectos de resaca y otras complicaciones si en las fiestas decidimos dar rienda suelta al consumo de alcohol pese a las advertencias? A continuación cinco datos, falsos mitos y consejos de especialistas.

Panza llena emborracha
Se dice que con el estómago lleno, el alcohol “pega” menos. Pero no es tan así. “La diferencia es que se absorbe más lento”, dice Daniel Gómez, Toxicólogo del Urgencias.

Al mezclar, peor resaca
Es por la exposición del cuerpo a diversos tipos de “congéneres”, moléculas orgánicas tóxicas del proceso de elaboración del alcohol que le dan color y sabor a las bebidas.

La cultura no existe
“La ‘cultura alcohólica’ es un mito”, dice Daniel Gómez. Y es que una bebida “pega” o no, debido a varios factores como el ánimo o el clima. La costumbre de beber no influye.

Ducha si, dormir no
Si no sabemos cuanto bebió un borrachín, no se aconseja dejarlo dormir sin que haya “devuelto” lo que tomó. Lo ideal es que pase antes al baño para evitar problemas.

Cuidado con las trampas
Los especialistas recomiendan no excederse con “bebidas trampa”, las que mezclan difusores con bebidas con alcohol: fernet con cola, tragos con jugo o lemonchamp.

Sumate a la conversación
Seguí leyendo