?>
Córdoba

33 milímetros dejaron varios autoevacuados

La peor parte de la tormenta se la llevó un grupo de familias de Villa Boedo que debieron dejar sus casas. Cortes de calles por anegamientos.

Sólo 33 milímetros en un lapso de casi ocho horas. Posiblemente la última lluvia de un invierno más pasado por agua que lo normal volvió a desnudar, en varios y vastos sectores de la ciudad, los problemas de siempre: calles anegadas, desagües tapados y, lo más lamentable, familias autoevacuadas. 

Ese fue la foto general de ayer después de una tormenta que comenzó a las 6.30 y se extendió hasta pasadas las 14.30, según precisaron desde el Observatorio Metereológico Córdoba.

Las precipitaciones trajeron consigo la caída de granizo que, de todos modos, no fue de magnitud. En Villa Cabrera, Alto Alberdi, Nueva Córdoba, Santa Isabel, Matienzo, Los Boulevares, Alta Córdoba y la zona de El Tropezón, entre otros, cayó una leve granizada que, mezclada con intensos chaparrones, no produjo daños mayores.


Autoevacuados Al final del día, sólo cinco de las 20 familias que se vieron obligadas a autoevacuarse no pudieron retornar a sus hogares. Se trata de vecinos de Villa Boedo que quedaron anegados. La escuela del barrio fue el refugio en el que pasaron la noche. 

Desde el Ministerio de Desarrollo Social dijeron que las casas de estas personas resultaron seriamente dañadas y que atenderán estos casos. Hubo hogares en los que el agua llegó en su interior hasta los 80 centímetros.

También hubo pedidos de asistencia en Alta Gracia y Capilla del Monte.


Cortes. Recién cerca del mediodía fue habilitado el tránsito en la Costanera que, como de costumbre, tuvo que ser vedada por agua sobre su calzada. Estuvo cortado el paso por el vado de Sargento Cabral y el tránsito a la altura de los puentes Santa Fe y Avellaneda. Además, en Costanera Norte hubo otro corte a la altura del puente Sarmiento.

El director de Defensa Civil de la Municipalidad, Hugo Garrido, reconoció el anegamiento de “algunas calles puntuales”. Los principales puntos de la ciudad que se vieron afectados fueron –según el funcionario– en la calle Deán Funes al 1500, avenida La Voz del Interior, Paso de los Andes y avenida Valparaíso, entre otros.


Gota a gota. Otro clásico, cada vez que hay lluvias, volvió a ser la nueva Terminal de Ómnibus (ver página 7). En esta oportunidad el agua se hizo presente en el salón principal debido a importantes goteras. Los empleados del lugar debieron colocar baldes para receptar las filtraciones de los techos.

En el Hospital de Urgencias también hubo filtraciones. Los problemas volvieron a focalizarse en el subsuelo, donde se encuentra el tablero eléctrico. Pese a los inconvenientes no se vio afectada la atención de pacientes.

Sumate a la conversación
Seguí leyendo