?>
Ocio

Wisin y Yandel: Nuestra meta es conquistar al mundo

Y sí, estos muchachos no se andan con chiquitas: Wisin y Yandel están en la cresta de la ola y van por más. El sábado harán “perrear” al Orfeo.

“Nuestra meta es conquistar al mundo, y lo estamos logrando”. Para afirmar semejante frase sin sonrojarse ni quedar como los protagonistas del dibujito animado Pinky y Cerebro hay dos opciones:

1) Quien la dice es un archimagnate que no le alcanzaría el tiempo del mundo para contar su fortuna.
2) Quienes la anuncian son las estrellas de reggaetón del momento.

Wisin y Yandel están claramente en la segunda opción (y quizás van en camino a ubicarse también en la primera). Para muestra, un botón: para ir de un lado a otro del mundo en el marco de la gira que los traerá el sábado 15 de mayo al Orfeo Superdomo, surcan los aires a bordo de su avión privado, valuado ni más ni menos que e n 20 millones de dólares. En su negocio, lo importante no es sólo serlo, sino también parecerlo (y que la mayor cantidad de gente se entere).

Juan Luis Morera (Wisin) y Llandel Veguilla (Yandel) están ahora, a 12 años de haberse lanzado como dúo, en la cresta de la ola, sitial que tal vez compartan con otros dos grandes del género como Daddy Yankee y Don Omar. En definitiva, este triunvirato está claramente un escalón por encima del resto de los reggaetoneros.

Sin embargo, es interesante leer cómo ellos analizan la realidad que les toca vivir; aceptando que están ganando dinero como para después estar “30 o 50 años” sin necesidad de tener que trabajar, o cómo recuerdan lo importante que era tener una buena cadena de oro en sus comienzos, cuando a la vez no tenían asegurado el pan de cada día en su mesa.

Los artistas contestaron por correo electrónico un cuestionario enviado por Día a Día, sin aclarar cuál de los dos es el que escribe en cada caso. No obstante, esto sirve para dar una idea de que Wisin y Yandel es más bien una sola entidad, única e indivisible, un monstruo de dos cabezas (y dos cuerpos) cuando suben a un escenario. Cuando bajan a tierra, y andan por su Puerto Rico natal, ambos son padres de familia (tienen dos hijos cada uno) y esposos un tanto ausentes por su oficio. “No es nada fácil, la separación la han sentido nuestras familias enteras. Lo importante es estar consciente de que esto no va a durar toda la vida. Si nosotros trabajamos fuerte, dos o tres años como vamos, creamos nuestro futuro y podemos estar hasta 30 o 50 años para lo que nuestras mujeres e hijos quieran, como estar todos los días en casa. Pero por ahora si ellas quieren tener un futuro para nuestros hijos tenemos que trabajar fuerte”, afirman, para después deshacerse en admiración para con sus esposas y terminar en una confesión obvia. “Admiramos la tolerancia de nuestras mujeres, ambas son personas excelentes, son dignas de admiración, porque la carrera de nosotros es difícil. Ser tan popular, no sólo en Puerto Rico, sino a nivel mundial, con mujeres hermosas que se nos acercan, no es fácil. Pero han podido lidiar con esto, que tal vez ni uno mismo habría podido con una situación así. Hay que premiar a nuestra familia, siempre estuvieron con nosotros y nos apoyaron en todo, por eso trabajamos tan fuerte”.

–Su música es un fenómeno en ventas digitales y de vistas en You Tube. De todas formas, Internet no deja de ser un arma de doble filo en cuanto a las descargas ilegales. ¿Creen que en su caso sacan provecho de la herramienta tecnológica o son afectados por ella?
–No, gracias a Dios hemos podido lidiar con la piratería, seguir vendiendo discos y estar sólidos en el movimiento. Y también gracias a ustedes los medios que nos dan la oportunidad de mostrar lo que hacemos, respetan nuestro trabajo y le dicen al público la verdad de lo que hay. La música es lo más importante, mientras ésta sea buena la gente cree, compra tus discos, las carátulas, videos. Estamos haciendo videos de gran calidad que realzan el movimiento urbano, y lo más importante es atrevernos a hacer cosas diferentes.

–Se han presentado en muchísimos países del mundo. ¿Qué diferencias encuentran entre el público de los distintos lugares, al menos entre los países de Latinoamérica?
–Hemos visitados muchos países, como tú dices, pero sin duda nuestro público es el latinoamericano. Tienen algo especial, te transmiten una sensación única, no podemos explicarte, pero te llenan de calor, de energía, de fuerzas. Quedamos muy sorprendidos la primera vez que visitamos Argentina, ¡qué bonito es visitar un país por primera vez y que la gente nos quiera como lo está demostrando este público!

–¿Algún recuerdo en particular del show que dieron en Córdoba el año pasado?
–En realidad de todos los lugares que visitamos siempre nos llevamos de recuerdo al público, eso es algo increíble, la devolución del público, el verlos cantar nuestras canciones, ése es el mejor recuerdo para nosotros. Córdoba es un lugar muy especial, hay muchas mujeres lindas allí.

–¿No creen que a veces entre muchos artistas de reggaetón se pone el énfasis demasiado en el “bling bling” (N. de la R: joyas de lujo y por lo general muy brillantes) descuidando lo musical?
–El bling bling es algo hip hop que se utilizaba más como outfit (adorno) pero que ahora se utiliza como estatus. No podemos decir que hay artistas que descuidan su música, como tú lo mencionas; para nosotros por el uso del bling bling es parte del complejo de ser una persona de barrio, por lo menos así lo sentíamos nosotros. Éramos tan pobres que por lo menos una cadena cara, para nosotros era grande.

–Siguiendo con eso, ¿hacia dónde se imaginan que va el reggaetón en los próximos años, y en particular su música?
–Para nosotros el reggaetón es un movimiento, acaba de comenzar. Cuando vemos a los niños de 4, 7, 11 años y comienzan a cantar nuestros temas y los notamos muy fanáticos con sus padres en los recitales nos enorgullece mucho como artistas, pero también nos hace pensar que todavía le falta un largo camino a este género. De todas formas no te podemos hablar del futuro del reggaetón, sí podemos hablarte del futuro de Wisin y Yandel, con un futuro bueno, con la ayuda de nuestro Cristo y con salud que es lo más importante. Nuestra meta es conquistar el mundo y lo estamos logrando, ya hemos conquistado muchos países de América latina, estamos muy agradecidos a todo nuestro público que nos dio la oportunidad de entrar en sus tierras.

Sumate a la conversación
Seguí leyendo