?>
Deportes

Verón: Este mundial es lo último con la Selección

El mediocampista dijo que planea jugar al fútbol un año más. “Siento que recuperé el respeto de la gente”, dijo la Brujita.

El mediocampista del seleccionado argentino Juan Sebastián Verón confesó hoy que la Copa del Mundo Sudáfrica 2010 marcará el final de su ciclo con la camiseta del equipo nacional.

"Mi ciclo en la Selección Argentina se termina en Sudáfrica. Después tengo pensado jugar un año más, pero este Mundial es lo último con la Selección”, aseguró Verón en declaraciones a Radio Del Plata.

Más allá de esa decisión Verón siente que recuperó el respeto del hincha del equipo nacional, después de las diferencias que se generaron a partir del Mundial de Corea-Japón 2002.

"No vivo pendiente de lo que se dice, pero siento que recuperé en cierta forma el respeto de la gente”, subrayó el capitán de Estudiantes, quien revirtió su mala relación con el hincha argentino después su gesto cuestionado para con Marcelo Bielsa en el Mundial de Corea-Japón 2002.

"No digo que sea difícil ser Verón. Es difícil ser conocido en Argentina. No hay un conformismo, ni siquiera con Maradona. También le pasó a (Lionel) Messi y al jugador consagrado en general”, apuntó.

Todavía hay nervios. Las convocatorias en el ciclo de Diego Maradona le sirvieron a Verón para dejar atrás cuatro años de ausencia con la camiseta albiceleste, y a pesar de su experiencia confió que "todavía los nervios existen a la hora de salir a la cancha”.

"Los nervios no tienen que paralizar, hay que canalizarlos por el lado de estar metido y concentrado. Hay que tirarlos en la cancha, sobre todo en un acontecimiento tan importante como el Mundial. No se puede entrar relajado”, aclaró.

El peor rival. Sobre el rival más difícil en el grupo que le tocó a la Selección Argentina contó que analizó a los tres, pero que el que más le llamó la atención fue Corea: "Corea puede ser el más difícil. De todas formas no hay que descuidar a Nigeria porque siempre el primer partido es importante para agarrar confianza”.

Ante la posibilidad que los resultados en la Copa del Mundo no sean satisfactorios explicó que "las responsabilidades van a ser en cadena. Primero Maradona por haber conformado el grupo y después lo que sigue, seguramente voy a estar yo”.

La injerencia de Verón en el vestuario no es la misma que en otras épocas, ya que el entrenador es nada menos que Maradona y el capitán es Javier Mascherano.

"No soy de encabezar las charlas en la Selección, salvo que me lo pidan, es algo que sale espontáneo. Tampoco es necesario hablar a veces”, sostuvo.

Por último remarcó que para el grupo que viajará a Sudáfrica hacer un buen mundial significaría "estar entre los cuatro primeros, no estaría mal”.

Sumate a la conversación
Seguí leyendo