?>
Ocio

Verdes, ninjas y con trazos cordobeses

La pluma del dibujante Fernando González le da vida a las Tortugas Ninja en Estados Unidos.

Para muchos chicos cordobeses, los dibujos de Fernando González (más conocido por su seudónimo, Junior), son algo familiar gracias a uno de los “hijitos” de su pluma: el pequeño dinosaurio Glippy, cuyas apariciones le ponen color al suplemento Chicos.cor del diario La Voz del Interior.

Pero, desde hace un tiempo, los trazos y las pinceladas de Junior se han convertido en visiones habituales también para el público estadounidense. Es que el dibujante, poco a poco, comenzó a encontrar su lugarcito en la producción de cómics del país del norte, recolectando cada vez más colaboraciones hasta culminar, hace poco, con un encargo consagratorio: desde el mes de setiembre, todas las ediciones del cómic Tales of the Teenage Mutant Ninja Turtles (“Historias de las Tortugas Ninja Adolescentes Mutantes”) serán dibujadas por él.

“Estaba enviando muestras a varios sellos de historietas y encontré un aviso que pedía dibujantes para un cómic que, si bien nada tenía que ver con las Tortugas Ninja, era donde también trabajaba uno de sus guionistas”, comenta Junior. “Entonces, le mandé algunos dibujos, le gustaron mucho y comencé a hacer algunas cosas para las Tortugas. Primero fueron contratapas y pin ups, y, desde ahora, la historieta entera. A mí siempre me gustaron los cómics de acción y la mayoría de las cosas que hice por cuenta propia fueron por ese lado. Pero lo de las Tortugas Ninja es mi primera experiencia a nivel masivo”, agrega.

–¿Cómo es la dinámica de trabajo para realizar una historieta como “Tales of the TMNT”?
–El trabajo norteamericano es muy industrial. Hay un argumentista, que es el que concibe las ideas generales y delinea los guiones. Después hay otra persona encargada de escribir los diálogos y otra más que hace los sketches de las páginas. Después de que pasa por todos esos procesos, las páginas llegan a mí, con dibujitos muy rudimentarios que me guían. Ellos saben que yo tengo un conocimiento mínimo del inglés, entonces me mandan las hojas más o menos bocetadas con lo que está sucediendo.

–Habiendo trabajado con varios guionistas, calculo que habrás tenido roces creativos con alguno.
–La verdad que sí. El guionista muchas veces no quiere que el dibujante le robe el protagonismo de la historieta. Entonces, eso a veces genera fricciones. Me ha pasado también que algunos guionistas americanos han resultado ser recontra severos y minuciosos, dándote instrucciones del estilo “en tal cuadro, el dedo del protagonista tiene que estar apuntando hacia ese lado, no hacia aquel otro”. Por suerte, la gente que se encarga de las Tortugas Ninja me ha dado muchísima libertad en lo que a creación se refiere.

De Hortensia ¿a Marvel?. “Mi introducción al mundo de lo gráfico fue con la revista Hortensia en 1987”, relata Junior recordando sus inicios. “Allí hacía humor gráfico que, básicamente, era la única posibilidad que tenían los dibujantes aquí en Córdoba, ya que no se hacían historietas. Y mi primera experiencia con el cómic fue con la revista Aspid, un emprendimiento que autogestionamos cinco locos amantes de la historieta. Con esa publicación incluso llegamos a ganar un premio en Cuba”.

El estilo de Junior se destaca por una marcada vocación retro. Por lo tanto, no sorprende cuando el dibujante nombra entre sus referentes a leyendas de la historieta estadounidense de los años ‘50 y ‘60, como Will Eisner, Wally Wood y Frank Miller. Aunque no olvida a un maestro argentino: Alberto Breccia.

–El que acabás de alcanzar es un logro enorme. ¿Pero cuál sería tu meta máxima?
–Mi sueño es dibujar superhéroes para Marvel. Si bien he sido ayudante de dibujantes que han trabajado para la compañía, por cobardía, aún no me he animado a mostrarle mi trabajo a la gente de Marvel. Tengo que tomar valor y hacerlo, y esto de las Tortugas Ninja de verdad me da bastante ánimo. 

Sumate a la conversación
Seguí leyendo