Jueves 17 de abril, 19:01
Nublado 19º / 51% +
/ Registrate

Unquillo llora a su Padre, el cura de los niños

Los restos del Padre Aguilera llegaron ayer desde Buenos Aires. Hoy, misa y entierro.

Unquillo lloró ayer al Padre Aguilera, cuyos restos llegaron de Roma. Hoy será sepultado en la Casa del Niño. Pág. 7

Unquillo lloró ayer al Padre Aguilera, cuyos restos llegaron de Roma. Hoy será sepultado en la Casa del Niño. Pág. 7

Una multitud de adultos y niños acompañaron los restos del Padre Aguilera, quien murió el 29 de agosto en Roma.

Una multitud de adultos y niños acompañaron los restos del Padre Aguilera, quien murió el 29 de agosto en Roma.

Miguel, el primer niño de la casa del Padre Aguilera.

Miguel, el primer niño de la casa del Padre Aguilera.

  • de
  • 05/09/2009 00:06

    Por Redacción Día a Día

    Los ojos de todos desbordaban amor y nostalgia, los que empujaban las lágrimas, las que fueron protagonistas en los rostros de cientos de personas que vieron llegar, finalmente, los restos del Padre Aguilera a la Casa del Niño, en Unquillo. Bajaron el cuerpo de la ambulancia que lo trasladó desde el aeropuerto Ingeniero Taravella e inmediatamente la multitud descargó un aplauso muy sentido. Una caravana de unos 15 vehículos, que se inició en la avenida Padre Luchesse, acompañó a los restos hasta la capilla ardiente.

    El ataúd ingresó al humilde templo de la Casa del Niño y las puertas se cerraron. Dentro, las personas más cercanas al Padre prepararon todo para el velorio. Fuera, un silencio sepulcral hizo detener hasta al viento. Duró unos segundos, hasta que una mujer sollozó, se secó las lágrimas con un  pañuelo blanco y comenzó a rezar un rosario. Las plegarias no se detuvieron hasta que las puertas de la capilla se abrieron, y la multitud pudo ingresar a despedir al “Pá”, como le decían los niños a los que el Padre cuidaba dentro de la Casa.

    Rápidamente, los restos de Héctor Aguilera fueron rodeados por todos sus allegados: sobrinos, niños que vivían en la institución y adultos que vieron pasar su infancia entre las calles de tierra de la Casa del Niño.

    Una luz tenue iluminaba la capilla. “El Padre está dormido porque se tenía que ir al cielo”, decía un pequeño de no más de tres años, quien se dirigía en los brazos de su madre hacia el cuerpo del Padre Aguilera, que estaba vestido como mucha lo vio en vida: de sacerdote.

    Así empezó el adiós de este hombre, quien dedicó su vida a los niños. Hoy su fundación alberga a 500 pequeños.

    Homenaje. Los restos del Padre Aguilera llegaron a Córdoba en un avión sanitario ayer a las 14.30. En el Aeropuerto fue recibido por la Guardia Honor de la Policía y el gobernador Juan Schiaretti, que junto al ministro de Desarrollo Social, Carlos Massei, le rindieron homenaje. En Unquillo decretaron duelo y no hubo actividad en la ciudad.  

    El velorio continúa hasta las 7 de hoy. Luego, a las 9, monseñor Carlos Ñáñez ofrecerá una misa. Después será el entierro, en el cementerio de Unquillo. Allí descansarán los restos del Padre Aguilera hasta que lo trasladen a la Casa del Niño.

    Miguel, el primer niño de la casa del Padre Aguilera
    “Mis viejos murieron en un accidente de tránsito. Tenía 8 años y me quedé solo, con mis hermanas más grandes. Iba siempre a las misas del Padre en Monte Cristo y un día me le acerqué y le dije que me quería ir a vivir con él. Me dio un abrazo hermoso y me dijo: ‘¡Como no, mi negro!’".

    Hoy, Miguel Fernández tienen 55 años, vive en Unquillo con su esposa y sus cinco hijos y está muy agradecido de haber conocido al Padre Aguilera. “El me ayudó a ser lo que soy”, dijo el hombre.

    “Cuando me fui a vivir con él todavía estaba en Monte Cristo. Después le llegó el traslado y nos vinimos para Unquillo, Estuvimos unos años viviendo solos hasta que después el Padre comenzó su obra”, contó Miguel.

    “Un día me dijo: ‘Negro, tengo ganas de criar a más chicos como usted’. Y así fue, primero fuimos cinco, después 30 y finalmente la obra creció. Hoy viven 500 niños acá”, cerró el hombre.

    ¿Qué te produce este tema?

    Comentarios

  • © 2009 - 2014 Todos los derechos reservados.