?>
Argentina

Un alud arrasó con Tartagal: dos muertos

Salta. La crecida del río, a causa de las lluvias, y los derrumbes de barro obligaron a evacuar a miles de personas. Hay una decena de desaparecidos.

M ás de un millar de personas fueron evacuadas, dos fallecieron y una decena se encontraban desaparecidas ayer en Tartagal, donde un alud de barro y agua provocado por lluvias arrasó con viviendas y vehículos, mientras la crecida del río provocó la caída de un puente ferroviario.

El gobierno provincial y el municipio implementaron un operativo de emergencia a través de la Dirección de Defensa Civil y la policía provincial para evacuar a los pobladores y coordinar la búsqueda de personas que en medio del fenómeno meteorológico se habían separado de sus familiares.

Gran parte de la ciudad de Tartagal quedó ayer prácticamente aislada dado que a la falta de energía eléctrica, servicios de telefonía y televisión por cable, se sumó la caída de un puente ferroviario que fue arrastrado varios metros por el río.

El desmadre del río Tartagal cortó los puentes que comunican uno y otro lado de la ciudad.

El gobernador de Salta, Juan Manuel Urtubey, se instaló ayer junto a una decena de funcionarios de su gabinete en Tartagal para coordinar las tareas de asistencia y evacuación de un millar de pobladores. El alud fue generado por la crecida del río Tartagal, provocada por las fuertes lluvias que cayeron en la zona el fin de semana.

Las autoridades ordenaron la evacuación de personas que viven en la zona ribereña, además de las que padecieron la destrucción de sus viviendas, porque rige para la zona un alerta meteorológico según el cual las precipitaciones pueden continuar hasta mañana.

El alud ingresó a la ciudad alrededor de las 9.30 de ayer con una fuerza inusitada y arrastró casas ubicada a la vera del río, tal como ocurrió en oportunidades anteriores cuando la crecida del Tartagal supera las defensas del terreno.

En tanto, decenas de casas en un radio de unas seis cuadras quedaron inundadas. Defensa Civil, Gendarmería, policía, empleados municipales y trabajadores de distintas empresas trabajan en la zona para localizar y asistir a los pobladores.

Peor que en 2006. Algunos pobladores coincidían en señalar que este fenómeno era aún más grave que la inundación ocurrida en 2006 y señalaron que al menos una parte de las obras realizadas entonces quedaron destruidas ayer.

Sumate a la conversación
Seguí leyendo