?>
Temas

TRANQUI, hoy entra Fin del goouuuh

L ionel encara. Se saca dos mejicanos de encima. Se termina el partido. Remate seco.Arriba. De esos que entran generalmente en el Barcelona. Pero no.El Conejo Pérez la saca al córner.

Lionel no puede. Y recuerda el primer partido, ante Nigeria. Otra vez encara. Otra vez se saca dos de encima. Y remata allá, bien lejos del arquero. Pero el negrito vuela y, con mano cambiada, la saca al córner.

Repasa en su cabeza y encuentra jugadas similares ante Corea del Sur.Y también ante Grecia (sí, la que le permitió al rebotero Martín Palermo agigantar su mito).

Pero hay una presunción dando vueltas. La presiente Diego Maradona. Y también sus compañeros. Esa racha negra se puede cortar hoy, ante Alemania. En un juego más que importante. Donde realmente una aparición en la red vale el doble. Mucho más que antes. Porque meter un gol en cuartos de final es dar un paso gigante hacia una victoria.

PACIENCIA. "Ya va a llegar el gol de Lionel. Ya va a llegar", tranquiliza Maradona a cada instante. El DT también trata de quitarle presión a su jugador estrella, con quien tiene una particular apuesta.

"Sigo sin poder convertir. Perdí la apuesta con Diego (Maradona) pero ahora voy por el doble o nada contra Alemania", aseguró Messi después del triunfo ante los mejicanos, tal vez el partido más flojo para el futbolista del Barcelona en la Copa.

"Será un rival complicado, tienen buenos jugadores y ya nos conocemos porque ellos tienen la misma base que hace cuatro años", agregó Lionel al referirse a Alemania.

Como era de esperar, la presencia de Messi en el cruce ante Alemania está asegurada. El rosarino forma parte del grupo de jugadores que realizan la última práctica antes del duelo ante los germanos, por un lugar en la semifinal del Mundial.

La Pulga pasó una buena noche, luego de un leve estado gripal que lo tuvo a maltraer en el día de ayer y no le permitió moverse a la par de sus compañeros. La estrella del Barcelona dejó atrás el congestionamiento nasal y los picos de fiebre para volver al lugar que más le gusta, el campo de juego.

Llega, entonces, 10 puntos para la tarde en que la cosa puede empezar a cambiar. Tranqui, Lio, que hoy entra.

¿Cuánto pesará el 10 en la espalda de Lio? ¿500, 1.000 kilos? El mejor jugador del mundo tiene hoy una cita con la historia. De los cuatro partidos jugados, en tres la rompió, y el gol, lo único que le falta para terminar de conformar a los inconformistas, no puede estar ausente ante Alemania. Se lo merece él, y lo merecemos los millones que hemos pateado sillas y golpeado mesas en cada gouuuuuh.

opinión

Temas
Sumate a la conversación
Seguí leyendo