?>
Córdoba

Tapar el sol con las manos

Por Rosana Guerra

Respetar las elecciones sexuales de las personas es parte de los principios de tolerancia de las sociedades maduras, democráticas y humanas.

Que una persona elija relacionarse en su intimidad con otra de distinto sexo o del mismo, es una elección personalísima y no debería enturbiar ni condicionar el ejercicio de otros derechos que rigen para las parejas heterosexuales, como el derecho a la pensión, a heredar bienes, o a contraer matrimonio si los integrantes de la pareja así lo desean.

Resistirse a reconocer la diversidad de las relaciones que podemos entablar los seres humanos, es como intentar tapar el sol con las manos. Una tarea infructuosa, estéril y miope.

Sumate a la conversación
Seguí leyendo