?>
Córdoba

Suman apoyos a la cooperativa

Luego de la publicación deDía a Día, llueven ofrecimientos de ayuda para la cooperativa de trabajo de los ex presidiarios.

Delinquieron, fueron condenados, cumplieron con esa condena y salieron a la calle. Ahora les toca el turno de reinsertarse a una sociedad que continúa condenándolos.

Ante esta realidad, un grupo de ex presidiarios armó una cooperativa de trabajo que recientemente ha obtenido su personería jurídica y ya comienza a desplegar sus planes para dar trabajo a los ex delincuentes. “Luchamos contra la reincidencia”, resume Raúl Sosa, hombre que montó un taller mecánico en el que ya trabajan cuatro muchachos de la cooperativa y se ganan el sustento de forma digna.

Después de que la historia fuera reflejada por Día a Día el lunes último, desde diferentes órbitas del Gobierno provincial buscaron contactar a Sosa con el objetivo de brindar apoyo.

El primero en hacerlo fue Raúl Sánchez, secretario de Derechos Humanos, quien se contactó con el presidente de la cooperativa en la intención de darle apoyo. “Nos parece fundamental apoyar este tipo de iniciativa de gente que se equivocó, pagó por ello y ahora lucha por enderezar el camino a través del trabajo”, señaló.

Otro que se puso en contacto fue el profesor Guillermo Galíndez, coordinador de formación profesional del Ministerio de Educación. “Les ofrecimos cursos cortos de oficios, que tienen salida laboral rápida y cuentan con certificación del Ministerio”, dijo Galíndez, tanto o más entusiasmado que los propios beneficiarios. De hecho, ya acordaron una reunión para interiorizarse de los planes de la entidad y analizar la posibilidad de facilitarles formadores y hasta un lugar físico para desarrollar actividades.

La última llamada provino del propio ministro de Justicia, Luis Angulo. “Esta gente quiere realizar una tarea importantísima y creo que se merecen una ayuda del Estado”, dijo Angulo, quien para la semana próxima ya tiene agendado recibir al hombre que impulsa todos estos sueños.

Sumate a la conversación
Seguí leyendo