?>
Argentina

Somos todos iguales

Histórico. Por seis votos de diferencia (33-27), el Senado convirtió en ley el matrimonio entre personas del mismo sexo que reconoce derechos similares a los de las parejas heterosexuales. El país estuvo en vilo por el debate.

“Sí, quiero”. Esta frase de aceptación, que hasta anoche sólo le estaba permitida pronunciar a las parejas heterosexuales, ingresó ahora al mundo de la igualdad. Es que esta madrugada, después de un extenso y duro debate, la Cámara de Senadores de la Nación se pronunció en contra del dictamen de mayoría que rechazaba la media sanción que venía de Diputados y, en cambio, convirtió en ley el matrimonio para personas del mismo sexo.

La definición, como se preveía desde temprano, fue ajustadísima. Una parte del Frente para la Victoria, otra de la UCR, el socialismo y la Coalición Cívica sumaron las 33 adhesiones por sobre los 27 votos en contra de la iniciativa que iguala los derechos civiles de los homosexuales con los de las parejas heterosexuales. Hubo tres abstenciones.

Así, una vez promulgada la nueva ley, que al cierre de esta edición era debatida en particular, las parejas del mismo sexo podrán adoptar hijos –ese fue el punto más cuestionado–, someterse a tratamientos de fecundación in vitro y gozar de derechos tales como la patria potestad, obra social, herencia y pensiones, entre las más significativas. A partir de ahora, en el Código Civil se reemplazará la palabra “hombre” y “mujer” por la de “contrayente” (ver “Qué se votó”).

De esta manera, en el medio de una fuerte escalada de críticas cruzadas entre el Gobierno y la Iglesia Católica, Argentina se convirtió en el primer país de Latinoamérica en permitir la unión legal con derechos igualitarios de personas con la misma condición sexual. Y se sumó a un grupo de ocho países que ya habilitan este tipo de uniones legales.

Como se sabía, los votos de los representantes cordobeses se dividieron en dos a favor del matrimonio (Luis Juez y Norma Morandini, del Frente Cívico) y uno en contra (del radical Ramón Mestre, que no hizo uso de la palabra en el recinto).

Cruce de argumentos. El debate en el pleno –que fue intenso, caliente y apasionado tanto para los que argumentaron a favor como en contra– comenzó a las 13, cuando la UCR se sentó en las bancas y habilitó el quórum (37).

Antes de que se expusieran los argumentos, la sesión vivió un fuerte cruce entre el oficialismo y la oposición por la anulación del dictamen propuesto por el arco no kirchnerista que impulsaba la unión civil.

Las exposiciones se dividieron entre los que justificaron su voto en contra del proyecto con cuestiones relacionadas con las creencias religiosas y disquisiciones semánticas sobre la palabra “matrimonio”. En tanto, quienes hablaron a favor de la iniciativa igualitaria destacaron la necesidad de equiparar los derechos civiles. 

Mientras tanto, afuera del Parlamento los grupos militantes de ambas posturas cruzaron huevazos e insultos cuando coincidieron frente a la plaza del Congreso (ver página 5). Por suerte no pasó a mayores y, en tranquilidad, los dos bandos esperaron hasta esta madrugada la definición.

Estrategia K. La ajustada victoria del oficialismo terminó avalando las movidas que realizó el kirchnerismo en pos de conseguir la aprobación de la ley. La Presidenta invitó y subió al avión a las senadoras Marina Riofrío (San Juan) y Ada Rosa Iturrez de Capellini (Santiago del Estero) a su gira por China. Ambas se oponían a la ley. Además, al estar fuera del país y como el vice Julio Cobos quedó a cargo del Ejecutivo, Cristina sentó en la presidencia de la Cámara al oficialista José Pampuro, lo que terminó garantizando la impugnación a la unión civil, el proyecto de “consenso” que tenía muchas chances de imponerse.

Qué se votó
CONTRAYENTES. Se modifica el Código Civil y reemplaza las palabras “hombre” y “mujer” por “contrayentes” y “cónyuges”
IGUAL SEXO. Se sustituye el artículo 172 del Código Civil, que ahora queda redactado de la siguiente forma: “El matrimonio tendrá los mismos requisitos y efectos, con independencia de que los contrayentes sean del mismo o de diferente sexo”.
ADOPCIONES. Fue uno de los temas que generó más debate en el tratamiento de las comisiones. El proyecto establece finalmente que los adoptantes podrán ser cónyuges de un mismo sexo.
BENEFICIOS. Los cónyuges podrán obtener asignaciones familiares, licencias especiales y extraordinarias, obra social, beneficios previsionales y herencias.

Aviso de la Redacción. Han sido removidos los comentarios de esta nota por el alto nivel de agresión que había en muchos de ellos.

Sumate a la conversación
Seguí leyendo