?>
Córdoba

Sólo agarraron a 25 con la manguera en la mano

Crisis hídrica. Es el resultado del plan del Ersep de cuatro días de inspección.

El Ente Regulador de los Servicios Públicos (Ersep) presentó ayer los primeros resultados del operativo “antiderroche” que encaró en la ciudad de Córdoba. En  un comunicado, el organismo reveló que sus inspectores detectaron a apenas 25 cordobeses gastando agua de más.

Fueron las actas de constatación formalizadas, o sea, los “derroches efectivamente constatados”, dijo el Ersep.

En cuanto a la tipología de los vertidos, la mayor cantidad correspondió al hoy prohibido “manguereo”, que no es otra cosa que el regado de jardines. Más abajo quedó el lavado de automóviles.

El análisis corresponde a los cuatro primeros días de inspección, entre el sábado 21 y el martes 24. El plan, en rigor, había sido anunciado el pasado 10 de noviembre, en plena ausencia de lluvias.

Del operativo participaron 12 inspectores, que visitaron 84 barrios, entre las 6 y las 24 horas. Los recorridos fueron organizados a partir de un plan ideado en el mismo organismo de control, teniendo en cuenta los objetivos propuestos. Esto es: control de derroches en general, monitoreo de excesos en casos de consumos medidos, control de usuarios con pileta de natación, determinación de reducciones de ciclos de lectura e instalación de medidores.

Además, los inspectores se guiaron por las denuncias realizadas por los usuarios al call center del Ersep, al municipio y a los teléfonos de Aguas Cordobesas.

En cuanto al ranking de barrios, de los 25 “derrochadores”, la mayoría pertenece a Valle Escondido, Don Bosco y Villa Belgrano.

Sigue. Desde el Ersep, indicaron que las lluvias, si bien ayudarán a mejorar la condición de los diques y a bajar el consumo en general, en nada modificará la vigencia de los controles. “Esto, por cuanto se ha decidido mantener en el tiempo las medidas de alerta y concientización sobre el uso del recurso”, dijeron en el organismo.

Por otra parte, las condiciones climáticas complicaron en algún sentido los controles, ya que las lluvias no permiten detectar con claridad los vertidos en la vía pública.

Paralelamente, la Municipalidad siguió con los controles que ya había iniciado a principios de noviembre. El 30 por ciento de los derroches estuvieron en Nueva Córdoba y el Centro.

Carlos Paz cambió el color del alerta: de roja a naranja
La Municipalidad de Villa Carlos Paz anunció ayer el cese del alerta roja, luego de las crecidas que experimentó el río San Antonio, principal afluente del dique San Roque, durante las últimas jornadas.

“Estamos levantando. Lo que teníamos como alerta roja la estamos pasando a una alerta naranja. No significa un derroche, sino control del uso hasta que vengan las próximas lluvias”, recalcó el intendente Carlos Felpeto, en una conferencia de prensa en la que comunicó las últimas novedades acerca de la situación climática imperante en la villa.

En este sentido, se informó que el dique San Roque superó los 30 metros de profundidad, con más de 30 milímetros de lluvias caídas en las últimas 24 horas, entre la cuenca alta y la media.

Asimismo, Felpeto destacó que sólo restan 10 milímetros de agua caída para estar en la media mensual.

Mejorando. Tanto en Salsipuedes, como en San Antonio de Arredondo, la sequía va mejorando, pero la situación de emergencia continuará, por lo menos, hasta fin de mes. En Mendiolaza, Unquillo y Río Ceballos, sigue el cronograma de cortes hasta el martes 1º.

Sumate a la conversación
Seguí leyendo