?>
Policiales

Sigue indomable el fuego en Ongamira

Siguieron trabajando más de 300 bomberos, pero el clima no permitió apagar las llamas. La lucha continuará hoy.

Es conocida como una tierra de batallas. En esos valles que hoy arden de calor y llamas, los pueblos originarios resistieron cuanto pudieron el ataque feroz de los españoles que llegaban a conquistarlos.

Allí mismo donde ayer murieron nuestros comechingones, cientos de años después, en esta calurosa y por momentos infernal primavera de 2009, se está librando otra batalla, quizá tan desigual como aquella, en la que los bomberos –como los aborígenes– tienen todas las de perder y, sin embargo, continúan luchando.

Ayer, después de todo un día de trabajo, las llamas que acechan desde hace seis días al valle de Ongamira volvieron a mostrarse indomables y avanzaron varias hectáreas más, aprovechándose del clima hostil que gobierna desde hace semanas las tierras de Córdoba. Fue otra jornada complicada en la que, aunque Ongamira concentró la atención de los especialistas, no fue el único lugar que sufrió incendios.

Sigue el fuego. La primera información que se conoció ayer de los incendios la entregó el director del Plan Provincial de Manejo del Fuego, Marcelo Colombatti.

El especialista informó que el foco cercano al paraje Todos los Santos, ubicado  unos 10 kilómetros al este de las Cuevas de Ongamira (departamento Ischilín), rumbo a la ciudad de Deán Funes, se había “reactivado”. Se trata del mismo fuego que comenzó aparentemente a raíz de la caída de un rayo en la zona.

El frente de fuego atacó principalmente pastizales resecos y bosque serrano y se dirigió hacia un arroyo sin nombre, al que traspasó.

Cerca de 300 bomberos trabajaron en la zona con el apoyo de un avión vigía, un helicóptero y dos aviones hidrantes, que ayudaron a atacar las llamas proveyéndose de agua de camiones cisterna que se trasladaron hasta la pista de aterrizaje de Villa El Totoral.

Las llamas no llevaron riesgo a viviendas, debido a que el corazón de los frentes de fuego siempre se movió en la zona serrana. Sin embargo, el humo obligó, en horas de la siesta, a cortar la ruta provincial 17, a la altura de Cañada de los Pintos, en proximidades de Todos los Santos.
El clima seco, la mínima humedad, la carencia de agua en los arroyos y pozos cercanos al fuego hicieron que todo fuera aún más complicado que lo normal.

En el marco de la batalla contra el fuego se produjo un confuso episodios cuando cuatro personas fueron descubiertas por los bomberos tratando de iniciar un contrafuego en las proximidades de Ongamira.

Los contrafuegos son una herramienta muy utilizada por los lugareños en las zonas serranas, pero pueden producir graves problemas cuando están mal hechos. Al respecto, Colombatti dijo que los hombres (dos mayores y dos menores)  fueron detenidos y que lo que hicieron “está prohibido”.

Llamas que sí se pudieron controlar

Ayer hubo incendios forestales en otros lugares como Cruz del Eje, San Clemente y Villa Carlos Paz. Todos esos frentes fueron rápidamente controlados por los bomberos.

El más importante se desató alrededor de las 13 en la ciudad de Cruz del Eje, muy cerca del aeroclub del lugar.

En ese caso, las llamas avanzaron sobre el monte reseco de la zona y, gracias a la participación de siete dotaciones de bomberos, lograron ser controladas. El incendio llegó a conformar un frente de casi mil metros de largo y en un momento se acercó a algunas viviendas sin que hiciera falta evacuarlas.

Otro frente, también importante, se produjo en la localidad San Clemente (en el departamento Santa María) ubicada 71 kilómetros al sudoeste de esta Capital.  Las llamas consumieron allí sólo pastizales, pero hizo falta la participación de unos 50 efectivos para lograr extinguirlas. También al mediodía, alrededor de las 13.30, un incendio se instaló en la población de Santa Cruz del Lago, en Villa Carlos Paz. Cinco dotaciones de bomberos controlaron las llamas que sólo atacaron pastizales.

Sequía. La provincia sigue sufriendo la peor sequía en los últimos 44 años. En lo que va de 2009 sólo se han registrado 280 milímetros de lluvias, lo que implica menos de la mitad del promedio anual de precipitaciones.

Las estadísticas indican que en lo que va de este año y con las actuales condiciones climáticas, se habrían perdido por culpa de los los incendios unas 300 mil hectáreas. Lo más grave es que muchos de estos incendios se produjeron en sectores donde la vegetación estaba en un estado delicado por el avance de los cultivos.

Sumate a la conversación
Seguí leyendo