?>
Argentina

Si "moja" la cama se le reduce la autoestima

Un estudio reveló que los pequeños que se orinan mientras duermen tienen más probabilidades de padecer problemas psicológicos.

Los niños que no controlan la orina de noche sufren problemas de autoestima por lo que se recomienda tratar la incontinencia urinaria en forma temprana, para prevenir alteraciones psicológicas, reveló un estudio médico.

El departamento de Psiquiatría para Niños y Adolescentes y el de Epidemiología y Cuidados Sanitarios del Hospital Universitario Umer de Suecia, estudiaron la autoestima de los niños con enuresis nocturna, que son los que no pueden controlar la orina en la cama.

La investigación surgió ante la evidencia de que una de cada 10 personas sufrió ese trastorno de chico.

El estudio comparó a un grupo de niños con enuresis nocturna con otros que no presentaba esos síntomas y midió la autoestima de ambos, utilizando un cuestionario de autoevaluación.

Los especialistas observaron un deterioro significativo de la autoestima en el grupo de pequeños que no controlaban la orina, que pudo ser revertido después de seis meses de tratamiento con medicamentos.

En tanto, que la autoestima de los niños sin incontinencia urinaria fue significativamente mayor en el interrogatorio.

Recomendaciones. Eduardo Ruiz, urólogo infantil del Hospital Italiano, indicó que "dada su frecuencia y como la enuresis afecta la calidad de vida de muchos niños y adolescentes, se recomienda la búsqueda de ayuda y consejo médico".

Ruiz destacó que "existen alternativas terapéuticas que adecuadamente indicadas, permiten que esos niños amanezcan con la cama seca".

El urólogo precisó que "está probado que la contención fortalece la confianza de esos niños y es a partir de los 5 ó 6 años, cuando la prevalencia del problema se ubica entre el 10 y 15 por ciento de los chicos, por lo que es vital la consulta pediátrica".

La causa. Durante muchos años el origen de la enuresis estuvo asociado únicamente a factores psicológicos. Sin embargo, actualmente se considera que la causa por la que los niños mojan la cama de noche se relaciona principalmente con factores biológicos como las formas de dormir y los niveles de vasopresina.

También, algunos estudios señalan que los factores genéticos parecen estar asociados con la enuresis nocturna.

La investigación sueca alertó que si la baja autoestima persiste en niños con enuresis a lo largo de los años, se puede esperar que aparezcan más adelante trastornos psicológicos secundarios.

"La enuresis nocturna primaria, conlleva problemas emocionales en los niños", sostuvo Ruiz, por lo que el tratamiento temprano es la solución para prevenir esas alteraciones.

Para el especialista, "la vergüenza que sienten los chicos provoca conflictos familiares, baja autoestima, depresión, aislamiento y problemas de sociabilidad".

Sumate a la conversación
Seguí leyendo