?>
Ocio

Si buscaban fiesta en Carlos Paz

"La fiesta está en el Lago", la obra liderada por Florencia de la V y el Negro Álvarez, tiene humor, música, magia y la infaltable abundancia de chicas voluptuosas. Convencional, pero bien lograda.

La fiesta está en el Lago, obra que tiene a Florencia de la V como estrella principal, cuenta con todo lo necesario para ser la más vista de ésta temporada en Carlos Paz.

Además de Florencia de la V, en la obra participan el Negro Álvarez, el Mago Black, las esculturales Adabel Guerrero, Mónica Farro y Valeria Archimó, junto a un staff de 10 bailarines.

La obra tiene mucho humor, buenos números de baile y, si bien entre Álvarez y las vedettes dejan en claro que la actuación no es su fuerte, el humor del primero y la belleza de las últimas rellena el vacío de un sketch pobre de ideas.

La obra arranca con la entrada triunfal de Flor de la V, quien realiza un monólogo humorístico, donde toca temas de actualidad, habla del matrimonio (ella está recientemente casada) y logra generar risas y aplausos, demostrando su capacidad para el humor y la improvisación.

A esto le sigue una actuación atrevida de Valeria Archimó, una de las más aplaudidas, en la que se anima a una coreografía en una especie de andamio, junto a los bailarines.

Yjusto después aparece una de las sorpresas de la noche, el Mago Black, este personaje 25 por ciento mago y 75 por ciento humorista, que es quien aporta la mayor cuota de humor al espectáculo y no el Negro Álvarez, como algunos esperábamos. El Mago hace participar constantemente al público y, aunque con un toque a veces vulgar, logra con su carisma hacer reír y robar protagonismo en la obra.

Continúa con un musical medio tanguero en el que comparten escena Flor de la V y las dos rubias, Adabel Guerrero y Mónica Farro. Las blondas no bailan tanto cómo la morocha Archimó, pero ellas se animan a un poco de canto.

Después hace su primera aparición el Negro en un sketch en el que participan las tres vedettes y la anfitriona Flor de la V. El cuadro no brilla por su guión, pero sí por el desfile de cuerpos.

El Negro Álvarez se reivindica sobre el final y hace una salida con guitarra en la que, además de cantar, descarga una camionada de chistes. Sobre el cierre, Flor de la V se suma al Negro y despiden la obra a puro canto.

Sumate a la conversación
Seguí leyendo