?>
Argentina

Sexualidad: la gente demanda mejor atención en hospitales

Según un relevamiento privado, la población está requiriendo cada vez más asesoramiento sobre salud sexual y reproductiva en todos los hospitales públicos.

La atención y el asesoramiento sobre la salud sexual y reproductiva y la provisión de anticonceptivos en hospitales y centros asistenciales son servicios cada vez más requeridos, según un estudio de opinión de usuarios y prestadores de 23 provincias, realizado entre 2003 y 2008 por el Consorcio Nacional de Derechos Reproductivos y Sexuales (CONDERS).

Según el estudio, más de un tercio de la población sabe que los prestadores deben ofrecer siempre estos servicios. En 2003, los usuarios sólo calificaban de muy buena, buena, regular o mala la calidad de la atención, el asesoramiento y la provisión de anticonceptivos. Pero en cinco años aumentó la conciencia sobre lo que debe brindar el sistema y los derechos de las personas a recibir esos servicios.

En 2008, el 67,7 por ciento de los encuestados opinó que este tipo de atención se debe dar en todos los niveles –desde los centros de atención primaria, hasta centros de alta y mediana complejidad–, mientras que en 2003 esa percepción llegaba sólo al 39,9 por ciento.

El informe también señaló que el 0,9 por ciento de los encuestados en 2008 dijo que no se ofrece calidad de atención y provisión de estos servicios. Eso demuestra que hay más conocimiento de la obligación de brindar esos servicios por parte del Estado, tras la sanción, en 2002, de la Ley de Salud Sexual y Reproductiva.

Diálogo, la punta del ovillo. Una investigación realizada por el Centro Latinoamericano Salud y Mujer (Celsam) reveló que sólo un tercio de los padres reconoce que habla de sexualidad con sus hijos y que, en general, son las madres quienes hablan tanto con las hijas mujeres como con los varones. La misma encuesta evidenció que subyace la fantasía de que hablar sobre sexualidad es una manera de estimular y dar permisos. Al respecto, los especialistas de la entidad destacaron que en el mundo se ha demostrado que la educación sexual formal, temprana e integral, preserva y posterga el inicio sexual de los adolescentes.

Sumate a la conversación
Seguí leyendo