?>
Policiales

Sequía, calor y falta de agua: una papita para los incendios

Hubo siete focos en distintos puntos de Córdoba. El más complicado afectaba a Ongamira, donde trabajaron 200 bomberos. El resto, controlado.

La lucha a destajo de unos 200 bomberos y dos aviones hidrantes apenas había logrado contener un 60 por ciento del incendio que anoche castigaba a la localidad de Ongamira, en el departamento Punilla.

Las elevadas temperaturas (la máxima de ayer fue de 30.8º) y la feroz sequía son caldo de cultivo fácil para los incendios, que, una vez iniciados, devoran enormes cantidades de pasto seco y se vuelven incontrolables.

De hecho, además del de Ongamira, ayer hubo otros seis focos en distintos puntos de la provincia de Córdoba.

Complicado. Para colmo de males, la escasez de agua se hace sentir. Las llamas avanzan a destajo y los bomberos se las arreglan como pueden para controlarlas.

La situación se complicaba anoche en Ongamira, ya que los vientos avivaban los tres mil metros de frente y los dos mil de cola del foco.

Dos centenares de uniformados y aviones hidrantes lo habían controlado en un 60 por ciento, pero las llamas seguían activas.

El fuego se ubicaba en un lugar de difícil acceso, lo que dificultaba la labor de los bomberos voluntarios.

Según explicó Marcelo Colombatti, coordinador del Plan Provincial de Manejo del Fuego, el foco se inició por un rayo que afectó los pastizales secos del lugar.

El frente del incendio se dirigía a la Estancia Dos Lunas.

El pronóstico indica que recién el fin de semana llovería en la provincia, por lo que, hasta que eso ocurra, el riesgo de incendios seguirá elevadísimo.

Más focos. Asimismo, hubo incendios en las localidades de Villa Ciudad de América, La Paisanita y La Granja y en la ciudad de Villa Dolores.

Por fortuna, los bomberos lograron controlarlos y, al cierre de esta edición, se encontraban en guardia de cenizas. Quizá el más grave fue el de La Paisanita, no por su tamaño sino porque habría sido iniciado a propósito. Según el jefe de bomberos de Alta Gracia, Gabriel Salcedo, un hombre a caballo prendió fuego a los pastizales y escapó. Es blanco de búsqueda.

Sumate a la conversación
Seguí leyendo