?>
Córdoba

Sanciones para la festichola en casa

Modificarán el Código de Faltas para multar a los que organicen fiestas privadas para menores con alcohol y venta de entradas.

La nueva tendencia entre los adolescentes es la realización de fiestas en casas de familia o en sitios baldíos, donde corre el alcohol y en donde es común hacer concursos para ver quién bebe más. Para poner un freno a esta movida fuera de los boliches habilitados, desde el Concejo Deliberante anticiparon a Día a Día que estudian modificar el Código de Faltas municipal para sancionar con dureza las festicholas para chicos en las que se vendan entradas o alcohol.

Marcelo Cossar, uno de los integrantes de la Comisión de Espectáculos Públicos del Concejo Deliberante, adelantó que hay voluntad entre los ediles de comenzar desde febrero a trabajar en los cambios para que se pongan sanciones para aquellos que realicen movidas que dejen “librados” a los adolescentes.

Tanto el edil radical, como el directo de Control y Fiscalización General municipal, Javier Pueyrredón, advirtieron que hay “un fenómeno cada vez más frecuente” de fiestas que se improvisan en propiedades privadas, ante la imposibilidad de los menores de 18 años de ingresar a los boliches bailables, tal como ocurrió en Colonia Caroya (ver Se pasó...).

Los concejales aprobaron este año una nueva ordenanza de Espectáculos Públicos, la que se hará sentir con dureza en 2010, la que prohíben los after hour y establece la obligación de cerrar los boliches a las 5. Los menores sólo estarán habilitados para ingresar a algunos bailes, con sus padres, o concurrir a los matiné, en los que no se venderán bebidas alcohólicas. Por esa razón, se vendrá una nueva regulación al Código de Faltas para poner frenos a los adolescentes que quieran realizar movidas en lugares privados. “Casualmente, es un fenómeno nuevo que tenemos que legislar. En la ordenanza de Espectáculos está previsto en uno de los artículos prohibir las fiestas en casas de familia, en las que se cobre entradas o se vendan bebidas alcohólicas”, dijo el radical Cossar, quien agregó que estos retoques vendrán a reforzar la prevención e irán en consonancia con la Ley Nacional de Lucha Contra el Alcoholismo y con el Código Provincial de Faltas. 

Uno de los hechos más conocido este año se dio cuando un grupo de jóvenes organizó una fiesta en un baldío de barrio Villa Belgrano. En ese momento, había unos 1.100 chicos en un espacio sin salidas y con cables sueltos, en los que también se vendía alcohol.

“Hay una tendencia muy marcada con chicos de 14 a 17 años que detectamos en casas de familia o también en clubes, que hemos clausurado. Tienen prohibido el ingreso a los boliches y se organizan y hacen chistes con el consumo. Son adolescentes que no encuentran cabida en las discos”, precisó Pueyrredón.

Se pasó con los toc-toc y terminó internada
Lo que empezó como una fiesta de despedida, terminó en mucho más que un susto cuando una adolescente fue internada en estado de coma alcohólico tras ingerir 18 tragos preparados con tequila, durante una competencia realizada entre alumnos de un colegio secundario de Colonia Caroya.

El desafortunado juego se produjo el sábado a la madrugada durante una despedida organizada por estudiantes de quinto año  a los chicos de sexto del Domingo Faustino Sarmiento, de esa ciudad del norte provincial.

La fiesta había comenzado el viernes por la noche y se extendió hasta la madrugada del sábado. Los estudiantes organizaron una competencia para determinar quién podría ingerir el mayor número de vasos del trago conocido como “toc-toc”, preparado con tequila, limón y sal. Fue en esa movida en la que la joven L. le ganó por tres copas a su contrincante y cayó desmayada.

La chica fue llevada a su domicilio particular, donde la familia pidió la asistencia de un servicio de emergencia local. Los médicos decidieron entonces el traslado a un centro de salud de esta ciudad, donde ayer se recuperaba, después de varias horas de estar inconsciente. La madre contó que su hija “se encuentra bien”, y  que “recuperó la conciencia recién en la mañana del domingo”. La mujer no quitó responsabilidad por lo sucedido a su hija, pero también criticó a algunos adultos que tomaron parte de la organización del evento, en un salón destinado para esa fiesta privada.

La mamá de la adolescente dijo que en el lugar había chicos de hasta 13 años. “Cuando el dueño vio que mi hija estaba desmayada, pidió a los compañeros que la sacaran rápido antes de que llegara la Policía”, declaró la madre. Debido a esta situación, los propietarios del salón fueron denunciados por la Secretaría de Prevención de la Drogadicción. Al cierre de esta edición, la joven permanecía internada en sala común en la clínica Vélez Sársfield de esta ciudad.

Sumate a la conversación
Seguí leyendo