?>
Mundo

Río se volvió un mar: ya hay 257 muertos

Brasil. Las lluvias provocaron derrumbes en las sierras y dejaron un trágico saldo en tres ciudades del poblado estado de Río de Janeiro.

Las torrenciales lluvias que en la madrugada de ayer azotaron tres ciudades de la región serrana de Río de Janeiro, provocaron al menos 257 muertos según fuentes oficiales. Entre los desaparecidos se encuentran tres bomberos que fueron sepultados mientras intentaban rescatar víctimas en el municipio de Nova Friburgo, unos 160 kilómetros al noreste de la capital del estado.

La localidad más castigada es Teresópolis, 65 kilómetros al norte de Río, donde el temporal y los aludes se cobraron al menos 130 vidas y obligaron a desalojar de sus casas a cerca de un millar de personas. Varios barrios quedaron aislados y la ciudad permanece sin energía eléctrica. “Es la mayor catástrofe de la historia del municipio”, aseguró el alcalde Jorge Mario Sedlacek a TV Globo.

Del gabinete de crisis encabezado por el alcalde saldrá un informe de daños y necesidades para pedir ayuda al gobernador de Río, Sergio Cabral, quien visitará hoy la región montañosa. Por el momento, el municipio decidió decretar el estado de calamidad pública ante el caos reinante.

En Nova Friburgo, una ciudad turística fundada por inmigrantes suizos, la tormenta dejó otro saldo trágico: 98 muertos, entre ellos tres oficiales del Cuerpo de Bomberos que quedaron enterrados por el alud de barro mientras intentaban rescatar a las víctimas del derrumbe de un edificio. En Petrópolis, se registraron 20 muertes pero en general, la cantidad puede aumentar dado el número de desaparecidos.

Ochocientas personas trabajan en las operaciones de rescate y el Ejecutivo regional movilizó helicópteros, incluidos los de las Policías Civil y la Armada, para trasladar bomberos y equipo a las zonas que han quedado aisladas por el temporal. “A algunos lugares sólo es posible llegar por esa vía porque la situación es muy mala”, explicaron fuentes oficiales.

Catástrofes. La tragedia de Río de Janeiro se dio poco días después de la ocurrida en San Pablo, donde también como consecuencia de las intensas precipitaciones, 13 personas perdieron la vida en todo el estado.

El año pasado, a causa de los fuertes temporales, murieron 713 personas y hubo unos 100 mil evacuados.

Sumate a la conversación
Seguí leyendo