?>
Copa América 2011

Perú pasó a semis

Venció a Colombia 2-0, en el Kempes, por mérito táctico y contundencia en ataque. Markarián, la revolución incaica.

RELACIONADAS

El sol, ese astro que sus ancestros veneraron, brilla como nunca. Y los ilumina. Jugaron el partido que tenían que jugar y dibujaron una generosa sonrisa en esos rostros que parecen cincelados por el oprobio. Perú, el país de los descendientes de los Incas, recupera identidad futbolística y le suma el orden markariano para ser la Cenicienta de la Copa América. Ayer dejó en el camino a Colombia, al que venció 2-0 en la tarde del Mario Alberto Kempes, y se metió en las semifinales.

Perú es un equipo hiperordenado, que presiona hasta que las piernas aguantan y que tiene la virtud de aprovechar lo poco que genera. El DT Markarián cambió radicalmente la imagen de un seleccionado que fue el peor en las pasadas Eliminatorias y que hacía 14 años que no lograba meterse entre los cuatro mejores de esta Copa. Hoy, conoce sus limitaciones y, cuando puede, te hinca. Y te hinca bien.

A contra de la historia. Por peso específico y por historia reciente, Colombia era el favorito. Y salió a ratificarlo. Al minuto, tuvo la primera: gran pase extra de Falcao y a Aguilar le desviaron el remate al córner. Después, incursión de Arnero por izquierda. Y, tras resistir, Perú comenzó a funcionar. El equipo de Markarián se adelantó y, en vez de esperar, salió a presionar. Con un 4-1-4-1, le cortó los circuitos a Colombia y, en ataque, apostó a las conexiones Vargas-Guerrero, por la izquierda. Los cafeteros tuvieron algunas, pero lejos estuvieron de ser dominante, dentro de un cotejo flojo. Igual, los peruanos comenzaron a acercarse al arco de Martínez y lo obligaron a volar seguido. Pasó que a Vargas y a Guerrero se le sumaron otros, como Chiroque, el Messi de los pobres, como lo bautizó la prensa incaica. En el ST, Colombia mereció ganar. Con Moreno por derecha, generó varias opciones, aunque también en sintonía con el quedo físico rival. Y las desperdició: el penal de Falcao, un remate cruzado y otro que pegó en el palo de Moreno, más un cabezazo de Yepes. Y, a los 46, jugadón de Guarín y la pelota que entre el arquero y el travesaño le dijeron no al gol. Y tiempo extra.

Descafeinado. En el alargue, a Perú le salió todo. Se agazapó aún más, como conforme con ir a penales. Pero tuvo la virtud de aprovechar dos errores del arquero Martínez. Primero, mala salida en un centro y la pelota que le quedó canchita a Lobatón para el  1-0. Luego jugó mal con el pie el arquero colombiano, Guerrero hizo lo suyo y dejó a Vargas para que con su gol se terminara de erigir como la figura del juego. Colombia se difuminó y Perú lo hincó. Y se metió entre los cuatro mejores.

Sumate a la conversación
Seguí leyendo