?>
Deportes

"Pedimos perdón", dicen Coleoni y Escribano

El DT y el Presidente del Fondo fueron las voces más fuertes de un vestuario triste. “Sentí vergüenza”, dijo el Sapito, dolido.

No fue la mejor semana en el Mundo Talleres. Al contrario. Fue la peor. La aparición de la barra La Fiel durante la semana fue un presagio de que la cosa no iba a terminar bien. Y el panorama se fue ensombreciendo a medida que fue transcurriendo el juego con Brown. El final, con los jugadores reprobados por la gente. Con muchos insultos. Con bronca.

Con decepción. No fue más que una imagen que nadie quería ver, pero que sucedió.

Y el vestuario fue el reflejo de esa decepción que mostró el hincha, que empezó a dejar la cancha varios minutos antes del final. Con los dirigentes, jugadores y DT.

“Este es uno de los momentos más tristes y duros para nosotros. Hay que tener dignidad en la victoria y en la derrota. No es momento de recriminar nada. Los análisis son para otro momento. Estamos todos apoyando y de alguna manera vamos a levantar”, dijo Rodrigo Escribano, el presidente del Fondo de Inversión y uno de los primeros en levantar la voz.

“Yo me hundo con los jugadores. El capitán se hunde con el barco. La dignidad de la camiseta de Talleres está por encima de todos. Vamos a analizar, pero no ahora en caliente, si hay jugadores que no están a la altura de la camiseta”, agregó Escribano.

“Sentí vergüenza”. ¿Y el DT? “Estamos muy mal. Le quiero pedir disculpas a la gente porque no esperaba nadie esto. Por momentos sentí vergüenza por la gente. Le pido mi disculpas. El equipo se preparó para otra cosa. No ligamos. Estábamos para el 2-2 y se produjo ese penal dudoso. Después fuimos un equipo que fue para adelante sin ideas... Le pido disculpas a la gente”, dijo el Sapito.

“Ya terminó.... No podemos corregir nada. El resultado ya está, no sé si es justo o no. El arquero de ellos sacó pelotas impresionantes. Pero este grupo no se merece terminar así y la gente tampoco”, agregó Coleoni.

“Es muy difícil analizar ahora. Los muchachos están amargados, tristes... Nos duele no poder devolver desde adentro el aliento de afuera. Yo lo sé más que nadie. Tengo que estar fuerte, tranquilo. Aún falta mucho y tenemos que estar tranquilos. ¿Qué vamos a hacer? Esto ya está. Tenemos que mirar para adelante”, cerró el DT. Dolido, como todos.

Sumate a la conversación
Seguí leyendo