?>
Argentina

Otros dos represores se quitaron la vida

Un policía y un ex capitán del Ejército acusados por crímenes de la dictadura se suicidaron en las últimas horas en San Luis y La Rioja, cuando la Justicia avanzaba en investigaciones sobre su presunta participación en asesinatos y secuestros. La noticia de los suicidios paralelos sorprendió a las agrupaciones de derechos humanos, que ya han denunciado sus sospechas en la muerte del prefecto Héctor Febres, ocurrida en diciembre de 2007, tras plantear que fue un homicidio encubierto cuando el detenido estaba por ser condenado por delitos de lesa humanidad.

Segundo Wenceslao Garro, señalado como un torturador del Departamento de Informaciones de la Policía de San Luis, se pegó un tiro en el corazón luego de ser llamado a declarar en una causa en la que hay cinco condenados a prisión.

En tanto, el ex capitán del ejército Alfredo Marcó, presunto torturador de 66 años que estaba directamente involucrado en el caso del fallecido obispo riojano Enrique Angelelli, se disparó un balazo en la sien. Precisamente mañana la Justicia riojana exhumará los restos del cura para saber si fue provocado el accidente en el que el 4 de agosto de 1976 murió.

Sumate a la conversación
Seguí leyendo