?>
Policiales

Otra prueba de que los incendios son intencionales

Traslasierra. Bomberos sorprendieron a un hombre con un bidón de nafta y aceite, que al verlos escapó. Estaba reiniciando el fuego.

Un hombre fue sorprendido ayer por un grupo  de bomberos y policías que trabajaban en la reactivación de un foco ígneo entre Nono y Mina Clavero, portando un bidón que contenía nafta y aceite. Cuando los uniformados le pidieron explicaciones, el delincuente huyó corriendo y se internó en un monte, informó el jefe de la Departamental San Alberto, comisario José Zapata.

El incidente se registró en el paraje Las Taperitas, en el costado este de la ruta 14. “Se trata de un joven de unos 20 años, que seguro es lugareño, porque no lo pudimos encontrar”, contó Zapata. Pese a que la Policía dice que se trató de un solo sujeto, los bomberos aseguran que fueron dos.

“Una dotación estaba trabajando en la reactivación de un foco que ya había sido contenido en el paraje Las Taperitas, cuando, cerca de las 19, encontraron un bidón tirado en medio del monte. Se dieron cuenta que había contenido combustible, y entonces entendieron por qué costaba tanto apagar las llamas”, contó el director del Plan Manejo del Fuego, Marcelo Colombatti.

“Un poco después advirtieron la presencia de dos hombres portando otros bidones, y cuando los policías quisieron detenerlos, escaparon corriendo y dejaron los bidones, que fueron incautados”, indicó el responsable, notablemente ofuscado por la comprobación de que, efectivamente, parte de los incendios que consumen hectáreas de monte nativo son intencionales.

“No podíamos entender por qué se estaba reactivando varios focos cuando ya los habíamos apagado. Algo raro había”, manifestó el coordinador del Plan.

Desde que comenzó esta destructiva temporada de incendios, que ya redujo a cenizas más de 300 mil hectáreas de monte nativo en toda la provincia, los responsables del Plan Manejo del Fuego, al igual que los bomberos rasos, vienen denunciando que la gran cantidad de focos que se originan simultáneamente en distintos puntos de Córdoba “no es normal”, ni siquiera para tiempos de sequía como los que vivimos.
Por eso aseguran que muchos “son intencionales”. Sin embargo, pocas veces pueden observar, con las manos en la masa, a los autores de los incendios, que no son sólo un puñado de desprevenidos.

Casi todo contenido. En tanto, los incendios que se registraron en Mina Clavero, La Serranita y La Rancherita, fueron contenidos y estaban en guardia de cenizas; al igual que los focos de Salsipuedes. El único foco que seguía activo al cierre de esta edición era el de La Paz, ya que se trata de una zona de Altas Cumbres inaccesible que sólo se puede llegar en avión, indicó Colombatti.

Sumate a la conversación
Seguí leyendo