?>
Argentina

Ojo con los ojos al comprar lentes de sol

El Consejo Argentino de Oftalmología recomendó no adquirir gafas en la calle o balnearios. Afirman que la mala calidad daña las pupilas.

Ojo con los ojos. Esa sería, en términos prácticos, la advertencia que realizó ayer el Consejo Argentino de Oftalmología (CAO) respecto de la mala calidad de los anteojos de sol que se venden en la calle, playas y balnearios.

La entidad alertó que este tipo de productos, adquiridos fuera de los locales autorizados, dañan las pupilas y comprometen seriamente la salud visual, porque aumentan el paso de la radiación a los ojos lo que causa trastornos en el globo ocular.

Ernesto Ferrer, presidente del CAO, consideró que “la gente desconoce la peligrosidad de los anteojos de sol que se venden en la calle y creen que hacen un negocio comprando lentes baratos, pero en realidad están comprometiendo seriamente su vista”.

Ferrer explicó que esos anteojos “son oscuros pero no tienen filtros de rayos ultravioletas (UV), por lo cual en vez de proteger a la pupila de la radiación, el lente crea un efecto de cámara oscura que la dilata y hace que penetren en ella más radiación, dañándola y causando problemas en la visión”.

Por eso, advirtió que “los anteojos de sol, aunque no tengan aumento, deben ser adquiridos en una óptica porque están hechos especialmente con los filtros de rayos UV adecuados”.

El color no es lo de menos. Además, también debe tenerse en cuenta la coloración del lente porque el mismo debe ser adaptado, de acuerdo al lugar en que se usará.

“No es lo mismo el color de un anteojo de sol para la nieve que el que se usa para la arena porque la radiación es distinta y el óptico es la persona adecuada para optar por el tipo de lente y el color, que puede ser en la gama del gris o del verde”, señaló.

Sumate a la conversación
Seguí leyendo