?>
Ocio

Nuevo enigma en el caso Rebolini Manso

Antonio Grimau dijo que las últimas noticias de su hijo las tuvo el 22 de febrero, pero Lucas ya había muerto.

La desaparición y muerte de Lucas Rebolini Manso (36 años) puso en tela de juicio el accionar de los investigadores respecto de la presunta lentitud con la que se trabajó en la búsqueda; pero ahora un nuevo elemento podría sumar más enigmas y tiene que ver con la fecha en que el muchacho se comunicó realmente con su familia, por última vez. Como se recordará, el cadáver del hijo de Leonor Manso y Antonio Grimau estuvo del 10 de febrero al 16 de marzo, como NN en una morgue judicial porteña. La búsqueda comenzó en los primeros días de marzo, cuando sus padres realizaron la denuncia, al no tener noticias del muchacho. Y aquí, revisando los archivos, salta un dato bastante curioso, que se desprende de las declaraciones de Grimau, cuando hizo pública la desaparición de Lucas. En ese momento, Grimau señaló el 22 de febrero como la última vez que supieron de Lucas. En diálogo con el canal porteño TN, expresó: “A partir del 22 de febrero que dejamos de tener noticias telefónicas”. En su momento, todo pareció ir por carriles normales. Hoy, con los archivos en la mano y con la ingrata certeza de que Lucas murió el 10 de febrero, no queda otra que preguntarse a qué se refirió el actor con “noticias telefónicas” de una persona que llevaba efectivamente 12 días muerta. ¿Habrá sido la desesperación de no saber nada de su hijo la que lo hizo confundir? 

Las declaraciones sobre este último contacto fueron recogidas por todos los medios de la Argentina (Día a Día, incluido) y hasta el momento no fueron  desmentidas por su autor. La entrevista en cuestión se puede ver en  la  dirección http://www.tn.com.ar/2010/03/15/espectaculos/02159784.html. La cosa se pone más confusa con la cita del diario Crítica sobre Grimau: “Ese día habló con su mamá y con su círculo de amigos. Pero desde entonces no lo podemos encontrar”.

En su Facebook, Antonio Grimau escribió el 14 de marzo a las 21.53: “Por favor, esta foto es de mi hijo mayor, Lucas Antonio Rebolini Manso. Hace alrededor de quince días que no sabemos nada de él”.

El portero. ¿De dónde sale el 22 como fecha? Todos los caminos conducen al portero del edificio donde vivió Lucas (en La Recoleta), que parece ser una de las pocas personas que tenía trato con el malogrado músico. En diálogo con el canal C5N (ver en http://www.youtube.com/watch#!v=U4i5E6OHv_0&feature=related), el hombre dice que lo vio por última vez el 6 de febrero, en compañía de su madre. Dos días después, el portero salió de vacaciones hasta el 22 de febrero, y a su regreso recibió un llamado de Leonor Manso, preguntando por Lucas. Así fue que los padres ingresaron al departamento y constataron la misteriosa ausencia del hombre. Por qué señalaron el 22 como última vez que tuvieron “noticias” de Lucas es una nueva pieza en un rompecabezas difícil de resolver.

Sumate a la conversación
Seguí leyendo