?>
Ocio

Nelly Omar, a los 99 años, estrella en La Falda

La cantante estuvo en el cierre de la presente edición, y su entrega resultó conmovedora. Hubo lleno en todas las noches.

El domingo concluyó la XXVII edición del Festival Nacional del Tango de La Falda, y más allá de la gran grilla que hubo a lo largo de dos fines de semana, hubo una figura que terminó dando la nota excluyente que acaparó (con justicia) toda la atención: se trata de la cantante Nelly Omar, que con 99 años conmovió a todo el Anfiteatro Carlos Gardel.

La cantante entregó varios temas de su antiguo repertorio, con más de 45 minutos de actuación y la entonación de tradicionales piezas del estilo de Cantando me he de morir, Parece mentira, Desde el alma y La descamisada, en tributo a su amiga Eva Duarte de Perón, con la proyección de imágenes de la ex primera dama argentina y la dirección musical de Carlos Soria y su orquesta.

Como broche de oro y con el aplauso cerrado de los asistentes, el intendente de La Falda, le entregó a la artista la distinción de Ciudadana Ilustre de la ciudad, Capital Nacional del Tango. Bien merecida.

Las 1.500 localidades del Anfiteatro estuvieron cubiertas durante las cuatro horas del espectáculo en cuyo transcurso pasaron antes por el escenario la Orquesta de Tango de Rafaela, la voz de Rodolfo Lemos y el Trío femenino cordobés Las Rositas (Revelación Cosquín 2009).

El otro peso pesado de la noche de cierre fue Raúl Lavié, que comenzó su destacada labor con Toda mi vida de Contursi y Troilo y también recordó a su recientemente fallecido amigo Rubén Juárez con una magistral interpretación de Honrar la vida.

La Comisión del Festival, a través de 2.050 sufragios del público, eligió como ganador de las nuevas voces del Tango al santafesino de Cañada de Gómez, Ezequiel Pieroni, de 26 años, que tuvo la preferencia del 34 por ciento de los votos. También resultó exitosa la "Expotango", realizada paralelamente en el Salón Polifuncional. En el cierre, en tanto, se anunció la realización de la edición de 2011.

Sumate a la conversación
Seguí leyendo