?>
Policiales

Murió otro nene por los rayos del martes

Una fuerte tormenta eléctrica ocurrida la semana pasada en Buenos Aires se cobró, ese día, cuatro vidas. Hoy murió un niño que estaba internado desde entonces, tras haber sido alcanzado por un rayo.

El niño de 8 años alcanzado por un rayo mientras asistía a una colonia de vacaciones en Florencio Varela murió hoy, informó el Hospital "El Cruce" de ese partido del sur del conurbano bonaerense, donde estaba internado, con lo que son cinco las víctimas fatales que dejó la tormenta eléctrica del 11 de enero.

Joel, que había ingresado a ese hospital el 11 de enero con un paro cardiorespiratorio por la gravedad de las lesiones sufridas, murió a las 12.40 de hoy, precisaron fuentes del centro asistencial que atendió a varios de los afectados por los rayos, que ese día causaron la muerte de dos niños y dos adultos.

El jefe de terapia intensiva, Leonardo Busso, dijo que el nene, que permanecía desde el martes en la unidad de cuidados intensivos pediátricos bajo efectos de drogas que actúan sobre el sistema nervioso central presentaba "signos compatibles con muerte encefálica" (ver Uno de los niños alcanzados por un rayo, en "estado crítico", 12.01.11).

En la colonia de vacaciones. La descarga eléctrica que finalmente terminó con su vida ocurrió durante una tormenta mientras asistía a la colonia del Centro de Espiritualidad "Casa Cura Brochero", perteneciente al Arzobispado de Quilmes.

El rayo que cayó pasadas las 17 afectó también a otros chicos de entre 4 y 15 años, seis de los cuales fueron trasladados a ese centro asistencial con lesiones de diversa magnitud, por lo que a tres los internaron en terapia intensiva -uno de 8 años y otro de 11 murieron- y otros quedaron fuera de peligro.

El hecho ocurrió mientras los pequeños jugaban en una pileta de natación de un establecimiento privado.

Otras víctimas. Ese día el temporal sorprendió a varias localidades bonaerenses y dejó cuatro víctimas fatales, entre ellas los dos nenes que estaban con Joel en el predio de Bosques. También murieron un joven boliviano que estaba trabajando en una zona de casa quinta de la zona y el masajista de Racing Club, César Nardi, que cayó fulminado por un rayo mientras presenciaba el entrenamiento del plantel en Open Door.

Por el mismo fenómeno sufrió heridas el futbolista Brian Lluy, defensor del equipo, a quien trasladaron al Hospital de Luján.

Este caso ocurrió cerca de las 18:15, durante una fuerte tormenta eléctrica cuando los deportistas hacían una práctica de fútbol-tenis, en tanto otro grupo jugaba un partido informal en un espacio cercano.

En tanto, los 11 chicos afectados por el rayo en la colonia de vacaciones fueron internados en los hospitales El Cruce y Mi Pueblo, también de Florencio Varela, y la mayoría recibió el alta médica en los días subsiguientes a la tormenta, excepto Joel.

“No pudimos sacarlo”. "No pudimos sacarlo de la situación, ya venía en las últimas horas con signos compatibles con muerte encefálica y hoy se produjo el fallecimiento", dijo a la prensa Busso.

El médico explicó que Joel "llegó en paro cardiorespiratorio de unos 20 o 30 minutos", a lo que sumó el tiempo que los médicos emplearon en la maniobras de resucitación, y luego estuvo internado en terapia con "fallo miocárdico".

El niño "estuvo con insuficiencia cardíaca durante varios días, pudimos sacarlo de esa situación, pero lo que es imposible es trabajar sobre la lesión cerebral que genera el impacto inicial y la cantidad de tiempo que el paciente permanece en paro cardíaco, y termina siendo eso lo que provocó el fallecimiento", indicó Busso.

El médico dijo que los pacientes en los chicos que estuvieron internados allí y en el hospital Mi Pueblo "fueron dados de alta en excelente estado de salud y sin ninguna complicación".

Sumate a la conversación
Seguí leyendo