?>
Deportes

Messi no es argentino

Barcelona campeón. Lio hizo el 2-1 del Barsa y amargó a un Estudiantes que dejó el alma.

No hay argentino que ayer no haya esperado que Lionel Messi no apareciera. Parecía imposible no encariñarse con esa lucha a puro corazón de Estudiantes de La Plata en Abu Dhabi. Seguramente sólo los archirrivales de Gimnasia le prendieron una vela a Messi para que sea disfrazara de anti héroe.

Y en ese preciso instante en el que sólo aparecen los elegidos, el delantero del Barcelona de España se olvidó de su nacionalidad para hundir al Pincha. Claro que no hay ninguna traición en el medio. Messi hizo lo que tenía que hacer. Y lo que viene haciendo desde hace un tiempo largo: llevar a los catalanes a lo más alto, sea en la competencia que sea (el Barsa redondeó el año más glorioso de su rica historia, ya que además obtuvo la Liga española, la Copa del Rey, la Champions, la recopa española y la recopa europea).

Ayer, gracias al aporte vital del rosarino, el conjunto culé obtuvo el Mundial de Clubes, venciendo 2-1 a Estudiantes. Que murió de pie. Que aguantó hasta donde pudo. Y que lo arrancó ganando, con un cabezazo magistral de Mauro Boselli, a los 37 del primer tiempo. Pero que a dos minutos del final del tiempo reglamentario sufrió un tanto de Pedro que mandó todo al alargue. Y allí apareció Messi, para ser después el eje de todas las fotos y las celebraciones.

DE PUNTO. Pese a que llegó de punto al choque decisivo, Estudiantes estuvo a las puertas de darle forma a una de las dos epopeyas más grandes de su historia, después de la Copa Intercontinental que obtuvo en 1968 al ganarle al Manchester United en la mismísima Inglaterra, su único título mundial.

Lejos de refugiarse en su campo, los dirigidos por Sabella salieron a jugarle de igual a igual al equipo del momento, que se vio sorprendido por la presión a la que fue sometido en el medio campo. La apertura llegó a los 37 del primer tiempo, cuando Juan Manuel Díaz mandó un gran centro desde la izquierda y Boselli ganó de cabeza.

Tras el descanso, Estudiantes se defendió como pudo y Bacelona le generó seis situaciones de gol. El arquero Albil sostuvo el cero, hasta que Pedro puso la cabeza a los 43 y fueron al suplementario.

En el suplementario, Estudiantes, exhausto físicamente, se refugió demasiado cerca de su arco. Y sobre los 4 del segundo tiempo del suplementario, Messi le puso el pecho a un centro y le dio el título a su equipo. ¿Lionel es argentino? No, es extraterrestre. De otro planeta.

Sumate a la conversación
Seguí leyendo